Además de los tres antecedentes puramente japoneses que vimos en la primera parte de esta historia, otras publicaciones influyeron decisivamente en la aparición del manga: las revistas.

En 1850, debido a la apertura de sus fronteras mercado extranjero, los japoneses recibieron una fuerte influencia de las tecnologías occidentales. El inglés Charles Wirgman fue el creador de la primera revista de historietas en Japón, llamada The Japan Punch (1862-1887). Ésta informaba a la comunidad extranjera acerca de la política y sociedad japonesas incluyendo viñetas en cada una de sus páginas. La revista fue ganando reputación entre los extranjeros y en 1865 pasó a ser editada mensualmente.

Anuncios
Anuncios

Casi 25 años más tarde, en 1874,  se publicó la primera revista de tiras cómicas íntegramente en japonés. Se llamó Eshinbun Nipponchi (Periódico ilustrado japonés). Lamentablemente sólo tuvo dos ejemplares, pero fue el primer intento de los japoneses de publicar una revista exclusivamente de historietas.

Durante los años de la restauración imperial, la era Meiji, Japón sufrió un cambio radical en su estructura social, pasando de una sociedad tradicional feudal a una moderna e industrial. Mientras los movimientos por los derechos populares se extendían a lo largo de la nación, una revista de historietas semanal, Marumaru Chimbun (1877-1907), se dio a conocer por sus sátiras dirigidas al gobierno. El dueño de la revista creó un nuevo tipo de historieta combinando el estilo japonés y el occidental.

Anuncios

Se publicaba tanto en inglés como en japonés con la finalidad de atraer al mayor número de lectores posible. Estas viñetas de corte social y político fueron bien acogidas por intelectuales de  la época.

En 1905, Kitazawa Rakuten inició una revista de historietas a color llamada Tokyo Puck (1905-1912), que de inmediato tuvo un gran éxito. Todas las viñetas iban acompañadas con subtítulos en japonés, chino e inglés. Esto hizo que la revista fuera un éxito internacional y la llevó a ampliar su temática a hechos internacionales. Para distinguir sus historietas del resto,  Kitazawa las denominó manga.

La siguiente era fue la Taisho (1912-1926) y se caracterizó por un liberalismo político y cultural que introdujo  la modernidad en la vida cotidiana del pueblo japonés. Durante este período varios cómics americanos fueron incorporados a los periódicos y revistas japonesas.  Estas tuvieron gran influencia sobre los jóvenes mangakas. Durante esta época, el gobierno japonés empezó a regular el contenido de las películas y otros medios audiovisuales con un duro control policial, que tenía el poder de arrestar a los artistas y editores considerados subversivos por  “la alteración de la esencia nacional”.

Anuncios

Si bien la influencia americana sería mucho más notable después de la Segunda Guerra Mundial, y particularmente en el arte de Osamu Tezuka, Rakuten Kitazawa e Ippei Okamoto ayudaron a popularizar los cómics americanos en Japón. 

Tanto Kitazawa como Okamoto viajaron a EEUU, allí la sensación del momento era Yellow kid. Kitazawa se dio cuenta de que el manga orientado a un público infantil podría incrementar las suscripciones a un periódico. Fue entonces cuando creó una versión japonesa de Yellow kid en la edición dominical del periódico Jiji Shimpō.

En la próxima entrega veremos los comienzos del anime. ¡No se lo pierdan! #Animación #Comics