El miércoles 23 a las 18:10 tuvo lugar una de las funciones del film “Mister Universo”, luego de la cual los asistentes pudieron transmitirle a uno de sus directores (el austriaco #Rainer Frimmel) todas sus inquietudes y curiosidades sobre el making-of, el guionado, entre otras cuestiones.

Cabe aclarar que “Mister Universo” (2016) no constituye el primer trabajo relacionado con temáticas circenses que han realizado Rainer Frimmel y Tizza Covi, ya que en su filmografía podemos encontrar también a las precursoras “Das ist alles” (2001), “Babooska” (2005) y “La Pivellina” (2009).

El protagonista del film que se exhibió en la 31° edición del #Festival Internacional de #Cine de Mar del Plata es Tairo, un domador de fieras que trabaja en un circo y que desde pequeño conserva un amuleto que en su infancia le ha otorgado uno de los ganadores del concurso Mister Universo, Arthur Robin. Las cosas comienzan a complicarse cuando el amuleto desaparece y Tairo decide emprender un viaje por varios rincones de Italia para recuperarlo, acudiendo para ello a varios de sus familiares.

En esta oportunidad los espectadores podrán apreciar cómo se entremezclan, a lo largo de los 90 minutos de duración, la ficción y el documental, muy al estilo del neorrealismo italiano.

Frimmel contó que se decidieron a tratar la historia de uno de los ganadores del concurso Mister Universo en el film porque hace 16 años habían iniciado –Covi y él- un proyecto fotográfico que consistía en retratar a personalidades del circo y así fue como llegaron en Italia a saber sobre Arthur Robin, personaje clave del largometraje.

Llegado el momento de las preguntas del público, las primeras dudas que surgieron fueron acerca de la fotografía y de porqué el interés hacia lo relativo al circo, a lo que Frimmel expresó: “no utilizamos luces artificiales, es todo luz natural”, para luego adentrarse en la segunda cuestión alegando que su “interés con el mundo circense tiene que ver con la gente interesante que se encuentra allí, nos parece –a Covi y él- que es una metáfora de la vida y de la sociedad.”

Abordando el tema del armado del guión, Frimmel señaló que “los diálogos son improvisados, no son escritos. Primero tenemos una charla con los actores y les contamos cuál es nuestra intención, qué es lo que nos gustaría que suceda y por lo general trabajamos con la primera toma, porque es la más natural, la más auténtica”.

Finalmente, sus guiones en general son muy concretos, teniendo claro el principio y el final, quedando lo que pasa en el medio a merced de coincidencias y cuestiones más intuitivas. En este caso el guión era muy claro, pero siempre queda abierto a realizarle posibles modificaciones.

Frimmel aclaró que él y Covi tienen la costumbre de filmar cronológicamente para que los actores vivencien la trama y sientan cómo van avanzando los acontecimientos. Además, ambos directores son permeables al cambio, a incorporar nuevos detalles, esto es lo que le aporta tanta magia y originalidad a “Mister Universo”.