Belfast, al igual que pasaba en mi anterior entrada respecto a Sarajevo, no es un sitio especialmente bonito; es un sitio para visitar con otra finalidad. Aquí los selfies no quedan tan bonitos...

Visitarla es ir a conocer, estudiar, estar siempre con los ojos y oídos bien abiertos, empollarse bien su conflicto ¿pasado?, aprender de él, de sus éxitos y fracasos, ambos manchados con ríos de sangre, pasear por su muro, por ambos lados, observando sus murales y sus diferencias. Y con todo eso irse después a un pub (irlandés, faltaría más!), pedirse una buena pinta de Guinness y empezar a reflexionar con música en vivo de fondo...

El conflicto de Ulster, que es como se le denomina al condado irlandés que engloba a Irlanda del Norte, es todavía un tema tabú allá; algunos barrios siguen estando sesgados, los católicos y los protestantes van cada uno por su lado, aunque en la gente joven estas divisiones ya se empiezan a difuminar, tampoco se escuchan opiniones religiosas en público y se respira algo de inseguridad por las noches...

Anuncios
Anuncios

Por lo general los protestantes pertenecen a las clases más altas y se sienten británicos, a diferencia de los católicos, que se suelen agrupar entre las clases más bajas y quieren unirse a la República de Irlanda. Siguiendo esta lógica es bastante normal que, mientras que en los murales de la zona protestante aparezcan recuerdos a sus caídos: policías y militares junto a banderas británicas, en la zona católica aparezcan guerrilleros y libertarios junto a banderas de otros países sin estado.

En teoría el conflicto ya está sellado; salieron presos a la calle, el IRA (Irish Repuplican Army) ha abandonado la lucha armada y tiene una participación legal en política, existe un gobierno de coalición entre católicos y protestantes, la Unión Europea está destinando millones allí para paliar heridas...

Anuncios

Pero cuando preguntaron si querían que la puerta que comunicaba ambos lados del muro se siguiera cerrando por las noches, la gente dijo "sí, por favor". Tiempo al tiempo, que lo pondrá todo en su sitio, de hecho: ya lo está haciendo...