Sabemos que una carta de presentación, si no es correctamente escrita o muy extensiva, directamente se tira al cesto de basura sin leerla, lo mismo que un Currículo Vitae. Lo importante es que se sepa qué es lo que se sabe hacer y la experiencia. Al preguntarle qué se debe tener en cuenta sobre estos dos temas el director de Recursos Humanos de Edenor nos sugiere algunos tips para tener en cuenta para hacer una carta de presentación y un Currículo Vitae y sea aceptado por la empresa.

Cuando comenzamos una carta de presentación, lo primero que observarán es el nombre o el membrete que responde a criterios propios de cada persona o empresa. La fecha en que se realiza la carta va hacia el costado derecho. Se colocará el objetivo del envío, y luego comenzaremos con la presentación y el Currículo que adjuntaremos a ésta.

Al empezar una carta debe ser realizada con respeto, dirigiéndose al Departamento de Recursos Humanos de la empresa que se ha elegido para presentarse a una candidatura.

Detallaremos quienes somos, por qué aspiramos a ese puesto de #Trabajo, y por qué servimos para ese puesto de trabajo. Si se busca, por ejemplo, una persona para recepción, lo importante es destacar las habilidades y estrategias para ser un buen recepcionista, como por ejemplo hablar idiomas, trato amable con la gente, empatía telefónica, buena dicción, etc. Ojo, no es detallar como un Currículo Vitae, es decir cuán capacitado se está para ocupar ese puesto al que se aspira.

Finalmente te despedirás solicitándoles una entrevista para aclarar dudas que pueda tener en la carta presentación o Currículo Vitae.

En cambio, en un Currículo Vitae se pondrá en el medio el nombre completo y para qué sirves, por ejemplo: Francisco Pérez, recepcionista y sobre el margen derecho colocaremos una foto nítida de frente; no necesita ser una foto como los que tiene la policía en su base de datos de “se busca”, sino una foto natural de una persona.

Luego pondremos al principio el número de DNI, mail y un teléfono de contacto. A continuación los estudios, solos los que atañen al puesto. No se puede poner que eres peluquera también o profesora de pintura, porque lo que quieren es un recepcionista.

La experiencia laboral es muy importante, pero que sea ligado a la recepción, no poner que fuiste una baby-sitter o que estuviste de monitora. Todo debe referirse al puesto que aspiras.

Con todas estas instrucciones, verás como puedes provocar esa entrevista tan deseada por ti.