El Papa Francisco I es un hombre justo que ha cambiado muchísimas cosas en la Iglesia, una de las cosas es que ha pedido perdón por sus errores y el de los errores de sus colaboradores, así como aquellos escándalos en que se ha visto durante la audiencia a los trabajadores de la Ciudad del Vaticano ha escrito el Diario La Nueva Provincia de hoy. Ha hecho que aquellos curas que fueron abusadores, ladrones y haciendo caso omiso a los votos de pobreza, los destituyera de sus cargos de inmediato.

Pues aquellos que trabajen conjuntamente con el Papa Francisco I deberán dar ejemplo y no se perdonará absolutamente nada aquellos que sobrepasen alguna ley que no sea correcta.

Anuncios
Anuncios

Recomendó así también que se evite los chismes y habladurías pues eso no es de buen cristiano, pues la necesidad de ser armónicos y trabajar conjuntamente es la de dar ejemplo de seriedad, siendo lo más justo posible

Recalca siempre en cada conferencia o cuando se está dirigiendo a cada uno de los feligreses, que sean lo más correcto posible, que si bien todos cometemos errores, se debe pedir perdón. Y un hijo arrepentido es siempre bienvenido, nadie debe juzgar a nadie, pero hay ciertas cosas que no se pueden dejar pasar y para ello recuerda siempre que esta es una Iglesia para todos, todos conformamos la Iglesia, pero los abusos, robar y ser corruptos no nos ganaremos así el cielo, pues todo es de prestado y lo que la gente debe hacer es comenzar a perdonarse a sí misma y a los demás.

Anuncios

Lamentablemente hoy sigue siendo lo primordial el dinero, ese vil metal el que mueve al mundo, mientras que se deja de lado lo más importante, "el alma".

El Papa Francisco I recordó que 15 enfermedades acechan a la Iglesia y a la Curia romana: "el Alzheimer espiritual" ese que hace olvidar quienes somos, de dónde venimos y para qué estamos aquí, "la mundanidad y el exhibicionismo" como si se tratara de que todo lo malo es bueno y lo bueno es malo y "la vanagloria" vanagloriarse de lo que uno tiene o lo que uno es, es muy triste dijo el Papa Francisco I, aprendamos a cambiar el mundo, aprendamos a cambiar nosotros de actitud entonces veremos frutos buenos.