Cada época tiene su historia, nosotros somos parte de una historia y recordando viejos tiempos de una #Argentina hermosa, en la que no había ni se conocía corrupción, secuestros o inseguridades.  Los años 1950-1980 fueron una época marcada por la transición de un autoritarismo patriarcal o matriarcal a poder dialogar padres e hijos, a poder compartir más tiempo en familia y no a vivir apurados como si tuviéramos que correr para tomar un último tren para llegar a nuestro destino.

Mirtha Legrand ha comentado hace poco en sus Almuerzos, que si bien hoy se vive apocalípticamente, extraña aquella educación que se vivía antiguamente, aunque autoritaria lo prefiero sentenció, ningún maestro osaba hacer huelgas como hoy.

Anuncios
Anuncios

Es verdad, pero al margen de eso, vivíamos una realidad totalmente diferente, nos encantaba cuando nuestros padres iban a la librerías los primeros días para comprar lo que necesitábamos para el colegio como los colores y el lápiz negro de buena punta de marca Faber, las fibras Sylvapen, las gomas de borrar Dos Banderitas o Pelikan, las carteras de cuero, el vasito, ese que se encogía por etapas que acompañaba al sándwich de Felipe que nos preparaban nuestras madres, los cuadernos Rivadavia forrados con papel araña en rojo, verde, azul o amarillo de tapa dura, ni hablar del libro de lectura Campanita o el Manual del Alumno Bonaerense, las reglas eran de madera, la cartuchera podía ser de madera o plástico, el Simulcop que era para calcar.

Tini de Boucurt, Carmen Yazalde, Mora Furtado, fueron grandes modelos de la época de los ’70-‘80 y otras sesentonas más que recuerdan las modas que se vivieron, con esos pantalones anchos, camisas estampadas, los zuecos, vinchas o coronitas de flores, los anteojos redonditos como tenía John Lennon en esa época.

Anuncios

Mora Furtado en un desfile que se realizó hace unas semanas atrás en el Sheraton de Buenos Aires comentó que aquella época fue magnífica, mostrar aquellos modelos en las pasarelas era lo más. Pero todo era muy loco, muy divertido, ansiábamos esa libertad de expresarnos, era dejar atrás aquello tan rígido en todo los órdenes.

Hoy la moda ha cambiado, las telas, los colores, los diseños no están regidos por patrones rectos, hoy los diseñadores de moda tienen una mentalidad vanguardista, mezclados con vintage. Hace una semana, fui al desfile que realizó una firma muy importante de aquí en que se vio que quieren volver a imponer ese look de los años 50 en que todo era de un glamour excepcional y me encanta. #Televisión #Buenos Aires