Con el arribo de la era digital, se ha perdido críticamente la magia de la lectura. Redes sociales y consolas tecnológicas tienden a destruir las infinitas páginas de los distintos #Libros que almacenan centenares de historias increíbles. La voluntad depende del individuo en si y, aunque vivamos en la edad de las consolas, nadie puede privarse de que sus ojos lean a Rodolfo Walsh.

Definitivamente hablar de este escritor es referencia basta para muchos escritores (me incluyo). Su capacidad para narrar es lo que más me fascina de él. Tener ese fiel seguimiento, permanente, indiscutible amor por sus lectores. Ese fue Rodolfo Walsh, que jamás imaginó lo que causaría para las generaciones posteriores. Titular cada una de sus excelentes obras sería monótono e interminable, por eso destacaré cuestiones puntuales.

Siempre tuvo una gran afición por la escritura de cuentos policiales. Walsh lograba con palabras simples y concisas movilizar infinidad de lectores. ¡Magnífico! Pero el logro máximo, la obra más escalofriante y real que mis ojos tuvieron el privilegio de leer fue "Operación Masacre". Impecable trabajo de investigación, con una sensacional capacidad de narración. Esta historia, contiene distintos sucesos y testimonios de varias personas que padecieron el Golpe de Estado de 1955 contra el entonces presidente Perón. Pocos y valientes pudieron huir de la muerte, y dos años más tarde fue este histórico escritor el encargado de relatar ese trágico evento.

Pese a poder escapar de este acto de poca hombría, el arribo de los odiados militares al poder a nuestro país volvió a provocarse en 1976. Las escrituras de Walsh apuntaban en contra de estos asesinos; con su retorno al poder, todo sería sangriento. Pero a partir de 1977, de desconoce paradero alguno de este revolucionario escritor. Fue parte de la masacre argentina más repudiada del último tiempo. Su desaparición trajo también de la mano la prohibición de publicación y lectura de sus textos.

Rodolfo y todos los desaparecidos están presentes, en los corazones argentinos. Luego de que la infame dictadura perdiese poder alguno y retornara la democracia a la Argentina, se masificó la lectura de Walsh, y se lo reconoció como uno de los escritores más influyentes del siglo XX en nuestro país.

"Esta es la historia que escribo en caliente y de un tirón, para que no me ganen de mano, pero que después se me va arrugando día a día en un bolsillo porque la paseo por todo Buenos Aires y nadie me la quiere publicar y casi ni enterarse.". Rodolfo Walsh #Sociedad Buenos Aires #Cultura Buenos Aires