Introducción:

Este informe indaga en la problemática social respecto de la influencia de las redes sociales de mensajería instantánea y la ortografía. La mayoría de la gente, a la hora de enviar un mensaje de texto o un #WhatsApp, utiliza abreviaciones o emoticones. A raíz de esto, ya que se ha convertido en algo masivo, se ha producido un gran debate entre los lingüistas el cual nosotros abordaremos. Presentaremos dos posturas respecto del tema y se plantearan los argumentos de los que consideran que la mensajería instantánea daña la ortografía, y los que no.

Desarrollo:

La escritura es una parte inevitable de nuestra vida cotidiana. Gracias a las redes sociales (como los mails, mensajes, blogs, etc.) hoy en día nos comunicamos a través del texto escrito mucho más que a lo largo de toda la historia (Hindes.A,2012). Pero el uso de estas herramientas digitales también ha cambiado la forma en la que escribimos.

Muchos lingüistas sostienen, es que hoy en día, los profesionales están teniendo importantes faltas de ortografía al escribir en materiales de prensa (como por ejemplo los grafs de los noticieros, que muchas veces están escritos con faltas de ortografía). Esto es porque el estilo periodístico ha adoptado un lenguaje informal, y cada vez más coloquial. A su vez, el lenguaje empleado por los periodistas se ve afectado por querer ser los primeros en presentar la noticia, ya que estos tienden a ‘’disparar’’ primero la noticia y luego corregir el estilo. El problema es que si las reglas básicas de uso, puntuación y estilo no son respetadas, el medio de comunicación puede sufrir falta de credibilidad y profesionalismo, ya que los materiales de prensa con errores gramaticales son una muestra de ignorancia, y así el lector pone en duda la exactitud del contenido. La falta de claridad en la noticia es un hecho repetitivo, ya que errores de puntuación pueden dar lugar a ambigüedades o falsas interpretaciones (Hindes. A, 2012).

Pero esto no sólo ocurre en el ámbito público, sino también en el privado, donde se advierten errores ortográficos. Hoy en día, abreviar las palabras, escribirlas con errores de puntuación, escribirlas según su fonética o reemplazar palabras por emoticones ya es algo cotidiano para jóvenes y adultos. Esto comenzó con los SMS ya que se abreviaban caracteres para reducir gastos o tiempo. Pero esta manera de comunicarse podría ir en contra de la comprensión del destinatario. En el programa radial ‘’El desconcierto del domingo’’ Quique Pesoa destacó que "la decodificación del mensaje por parte del receptor implica una tarea mucho más trabajosa que si el mensaje estuviera escrito correctamente.’’ (Wagner; 2014). Por lo tanto podemos decir que el que envía el mensaje ahorra tiempo, mientras que el receptor pierde tiempo indagando en el significado y lo que el emisor quiso decir.

Por otra parte, ciertos lingüistas consideran que las redes sociales no dañan la ortografía, por lo contrario, lo ven como algo positivo ya que los jóvenes aprenden a manejarse en distintos contextos variando el lenguaje. Se han hecho varios estudios para determinar si los alumnos modifican o no su nivel de ortografía y ninguno de ellos ha mostrado un vínculo negativo entre los SMS y el dominio de la escritura tradicional. "Vincular cualquier empeoramiento de la competencia lingüística a la escritura de mensajes de texto es un error’’ sostiene Josie Bernicot, investigadora de la universidad de Poitiers (De Blas, Peces; 2014). Los jóvenes ven a los mensajes como una manera novedosa de practicar la escritura, sabiendo diferenciar los distintos registros a la hora de hablar teniendo en cuenta el contexto.

Que los adolescentes escriban con abreviaturas o emoticones no significa que vayan a cometer faltas de ortografía cuando se enfrenten a un texto formal ya que sus hábitos de escritura no cambian lo que saben o no de ortografía. Ellos manipulan y juegan con el lenguaje (dominando mejor las reglas del lenguaje que manipulan) y saben distinguir cuándo y con quién hablar de determinada manera. "Los que mandan SMS probablemente sean los más letrados y los que más habilidades ortográficas tienen porque son los que saben manipular la lengua’’ (De Blas, Peces;2014). Los lingüistas consideran que gracias a la #Globalización, los medios de comunicación se han expandido de manera notable, y esto es algo que se ha instalado. Por eso sugieren a las autoridades pedagógicas que refuercen el aprendizaje del contexto en que debe usarse un tipo de lenguaje u otro, en vez de seguir debatiendo acerca de si influye o no en nuestra manera de escribir.

A su vez, muchos profesionales comparten la idea de que sería horrible que la comunicación privada se encuentre sometida a las reglas de la comunicación pública. En la privada intervienen los sentimientos y nos encontramos ante un contexto afectivo, es por eso que utilizamos recursos expresivos de manera deliberada. La manera en la que hablamos y escribimos en el ámbito privado también marca una diferencia generacional, que los jóvenes utilizan con el fin de que los que no lo manejen no puedan entenderlo. (De Blas, Peces;2014)

Conclusión:

En el informe se describió las posturas de los lingüistas respecto a la influencia en la lengua de los dispositivos digitales. Luego de ver las dos posturas, podemos ver que las redes sociales establecen códigos de escritura propios que tienen que ver con abreviaturas lógicas que atienden a la necesidad de rápida respuesta. Vimos a través de estudios realizados que esto no perjudica en nada a la lengua, pero sí que puede influir a la hora de hablar profesionalmente, ya que una falla de estas en el ámbito profesional puede traer problemas de credibilidad al medio.  #Smarthphone