Richard Prince es la persona que puede robar tus fotos y hacerse rico con ellas. Este  artista se vale de Instagram para llevar a cabo sus “obras de #Arte”. Imprime las imágenes en gran tamaño, las modifica mínimamente y voila! Como resultado nace su colección New Portraits, que fue expuesta en una galería de Nueva York . Cada foto está volarada en 90.000 dólares.

Prince lleva tiempo en esto de la apropiación de imágenes ajenas. Comenzó a principios de los años 70, cuando fotografiaba anuncios y revistas. De hecho alcanzó la fama tras re-fotografiar la famosa imagen del cowboy de Marlboro tomada por Sam Abell.

En el 2011, el fotógrafo Patrick Cariou le denunció por copiar una sesión que hizo a rastafaris jamaicanos. Prince consiguió salir airoso.

Anuncios
Anuncios

El artista estadounidense alegó que las fotografías habían sido modificadas, con lo que no se podían considerar plagio.

Es cierto que los artistas se nutren del mundo que les rodea y, a partir de ahí, hacen su propia interpretación modelando esa realidad. El tema es que Prince apenas modificó las imágenes. Añadir un comentario o a veces -en algún momento de inspiración total- un emoticono en la parte inferior de la imagen, le ha permitido volver a salirse con la suya.

No sólo Prince utiliza imágenes ajenas. Andy Warhol manipuló una fotografía de Marylin Moroe para crear la archiconocida serie Marilyn. Nadie duda de que Warhol fue el precursor del pop art y que su arte fue muy innovador. A pesar de esto, ni siquiera él se libró de los juzgados. La fotógrafa Patricia Caulfield le denunció por usar sus fotografías en la serie Flowers.

Otro ejemplo es el artista contemporáneo Lucas Leviatán. Leviatán, como Warhol, hace uso de la creatividad y consigue crear imágenes verdaderamente ingeniosas a partir de fotos, en muchos casos, comunes y simples. 

No se sabe cuál es el mensaje que Prince quiere transmitir con su “arte”.

Anuncios

Lo que está claro es que ha conseguido reabrir el debate: autoría vs autenticidad. ¿Dónde termina la apropiación y comienza el robo?  #Redes Sociales #EEUU