Que #Lionel Messi es el mejor del mundo con la pelota a sus pies, no caben dudas. En donde juega, es el distinto, incluso en un partido malo, con 2 minutos de juego, te puede liquidar. La velocidad, la precisión y la certeza al momento de definir lo hacen distinto. En España ganó todo con el Barcelona, en la Selección #Argentina, solo llegan destellos de #Fútbol.

El reclamo del público Argentino al rendimiento de Lio es tan cierto y tan duro que muchas veces roza con la falta de respeto. Preguntas como ¿Por qué allá si y acá no?, ¿Por qué no canta el himno nacional?, ¿quiere jugar para la selección de España?, ¿hay que armar una selección como el Barcelona para que Messi rinda igual?

Todas esas preguntas lo único que hacen es transformarse en duras críticas, que como si fuera una bola de nieve se acrecientan y agigantan con el paso del tiempo.

Anuncios
Anuncios

Criticas que si nos logramos abstraer, y las miramos desde afuera, son críticas sin contenido, que cante o no el himno no lo va a ser mejor jugador con la Selección.

Messi no ganó nada con Argentina, eso real, pero ¿es el único responsable?, o juegan 11 contra 11. En su paso por la selección y bajo el mandato de distintos técnicos, Messi jugó de enganche, de punta, de media punta, de delantero, colaborando en defensa, solo atacando y como dice un viejo refrán la fórmula mágica y salvadora de cada DT. “Fracasó con total éxito”.

Es claro que no se le puede pedir a un jugador que rinda con compañeros que ve solo una vez cada tres meses, lo mismo que con Xavi, Iniesta y compañía, con quienes se crió jugando. No es cierto que “no gano nada”, eso no es parte de su vida (ligas españolas, champions, balones de oro, botines de oro, etc, etc…), incluso el subcampeonato del mundo es menospreciado por el hincha argentino.

Anuncios

Entonces, ¿el problema es de Messi o de la gente que espera que un Dios salvador, no solo gane en la cancha, si no que soluciones sus problemas y frustraciones de la vida diaria?. Si no valoramos a Lio por su capacidad futbolística, en el contexto en el que se desenvuelve, estamos equivocados. Él, con la Selección Argentina se juega el prestigio logrado en Europa con el Barcelona. ¿Por qué haría semejante cosa si no le interesara jugar para su país?.

La realidad indica que hay que ver quien dirige a Messi (que no debe ser fácil de dirigir seguro), pero si tenés un técnico (ya van dos en realidad) que a Mascherano, uno de los mejores centrales de Europa, y lo pone a jugar de 5 en la selección, para que vea la espalda de todos los jugadores rivales, ¿el problema es de Messi? o es la falta de capacidad de un técnico que sepa interpretar de manera correcta cómo y dónde Lio puede rendir de una forma similar al Barcelona.

Messi es lo más grande que dio el futbol argentino en los últimos 30 años casi, y después de él van a pasar unos cuantos años, para encontrar a otro que rinda algo parecido.

Anuncios

Mejor es disfrutar de lo que hace en la cancha cada partido y nunca perder la perspectiva de que el futbol es un juego de equipo, son 11 contra 11, y uno puede ser figura y destacarse pero no puede jugar por los demás. Después de Maradona, nos pasamos buscando al sucesor de Diego, lo tenemos en frente a los ojos y no somos capaces de verlo.