Rápidamente circuló esa foto en los medios de todo el mundo: Gonzalo Jara, jugador de fútbol del seleccionado chileno metiéndole un dedo en la cola a Edinson Cavani.

Todo lo que ocurrió en el partido y lo relacionado con el evento de esa foto es hoy comentario a nivel mundial. Una falta de respeto, una provocación, una deslealtad profesional y la consecuente reacción del jugador agredido. Cosas que pasan en los deportes y tristemente también en la vida diaria.

Vivimos en un mundo que poco a poco ha perdido los valores para dar lugar a la trampa, al juego sucio, a los malos hábitos. Dichos valores tenían el propósito de lograr una convivencia armoniosa y feliz entre quienes habitamos la sociedad actual. Jugar, competir, ganar y perder son diversos aspectos que se dan no sólo en los deportes, sino también en la vida misma. 

Creo que todos saben ganar. Es hermoso recibir los aplausos y la admiración popular que acompaña al éxito. Es fácil parecer una "buena persona", honrada, respetuosa y amigable cuando se está primero en el podio. Es sencillo tener una mirada tranquila, mientras los comentarios ajenos inflan el ego personal comentando la victoria.

Pero en la vida no siempre se gana.

Por eso, al pensar en Jara y su actitud hacia Cavani, me pregunté: Como sociedad, ¿sabemos perder?

Perder es parte de la vida misma, ya que todos en algún momento, debemos mirar el éxito ajeno contrastado con la derrota personal. Pierde el joven que deja sus antecedentes en una empresa, para luego saber que han tomado a otro para ese puesto. Pierde el alumno que estudió para sacarse una buena nota, pero sólo ve anotado una calificación mediocre cuando le entregan el examen. Pierde el padre que hizo todos los esfuerzos que estaban a su alcance para que sus hijos sean profesionales, pero uno de ellos se tiró de vago. Pierde el hombre que creía que lo tenía todo sólo por su bienestar económico, hasta que su mujer abandona la casa para nunca más volver.

Saber perder significa aceptar que otro es mejor, o que los planes no salieron como lo deseábamos, manteniendo la honradez, la decencia, el respeto y la cordialidad. Saber perder es el nuevo desafío que nos plantea la vida para hacer las cosas diferentes, para que luego esté nuevamente la posibilidad de alcanzar el triunfo. Saber perder es tener la certeza de que se hizo todo lo posible para lograr la victoria, pero que no fue suficiente.

Cuando se gana utilizando la trampa, las deslealtad y el abuso... ¿realmente se gana? 

Hay una sociedad que está mirando permanentemente lo que muestran los medios. Hay niños y adolescentes que están en formación psicológica y que copiarán conductas y hábitos de vida. Hay referentes sociales que tienen responsabilidades ante un público exigente.

Por eso, a través de esta nota, quiero expresar que el incidente de Jara fue sólo una débil muestra de lo que ocurre a nivel político, laboral, empresarial, comercial y estudiantil. Así como Jara, hay hombres y mujeres que creen que para ganar, vale todo.

Por eso, es importante recalcar, que para ganar, no vale todo.  La dignidad, el respeto, la confianza, la mirada franca y una conciencia tranquila sólo los disfrutan quienes aprendieron a ganar y a perder. Y es curioso, pero dichos atributos, no se compran con dinero, fama o poder. Dichos atributos se obtienen con una actitud justa hacia uno mismo y hacia los semejantes. #Fútbol #Copa América