El Populismo, variante salteña

El populismo es una práctica política, de rancia raigambre en la provincia de Salta. Las formas de ejercer poder haciendo uso del populismo han sido variadas, pero todas con un común denominador, el manejo de las masas mediante sometimientos burdos, pero que a la luz de los años, se han manifestado pasmosamente efectivos.

Métodos como las prebendas, la amenaza de quitar beneficios, o mas modernos como en la actualidad, azuzando el consumismo desmedido a crédito, aprovechando el cortoplacismo y la ignorancia financiera de toda una franja de población que ante las facilidades engañosas que proveen las entidades bancarias y los comercios, hipoteca su futuro y el de su descendencia, por un consumismo voraz.

La tierra donde se desarrolla este análisis, históricamente ha sufrido marginalidad a pesar de su innegable riqueza, siempre fue conflictivo el tratar de desarrollar una actividad sustentable en el tiempo, sea por su indomable clima pues se desarrolla en el trópico de Capricornio, sea por los amplios grupos de etnias originarias, que siempre resistieron el avance de los criollos, y por otra parte, la marginalidad a las que se vieron sometidos con el correr de los años, sea por la indiferencia de los gobiernos de turno, que nunca vieron al norte como una opción válida para el desarrollo.

Todo esto ha dado pie a una fructífera actividad política con raíces vigorosas en el populismo, pues no es dato menor que la gran mayoría de los intendentes locales, históricamente ha provenido del Peronismo, en sus diferentes variantes, pero siempre reconociéndose como representantes de dicho movimiento, y aquí es donde surgen, a los fines de esta historia, los manejos "burdos" y eficientes para lo que denominare la esclavitud del siglo XXI.

Hoy en día no se necesitan en estas tierras grilletes y cadenas, o el manejo mediante la violencia física y el miedo, no hacen falta pues se ha vencido la voluntad de toda una población, y se la ha domesticado a fuerza de parches sociales, que no tienen nada que ver con justicia social, pues una serie de ideas que en su origen poseen nobleza y justicia, han sido bastardeadas a fin de esclavizar masas de personas sin sustento alguno.

Gente dependiente de un estado mezquino y prebendario, que solo ve en los planes sociales y subsidios, la forma de mantener gente en un estado de indefensión y desculturización, que les impide observar más allá del efecto inmediato de una dádiva, la cual se hace saber que es una "conquista social", y se les obliga a permanecer como estratos sociales marginales, sin posibilidad alguna de trascender tal percance.

En las elecciones recientes realizadas en la provincia de Salta, tal fenómeno pudo observarse detenidamente y en gran escala, en donde la facción gobernante enfrentaba a una candidatura, irónicamente, del mismo signo político, pero merced a la disposición de la estructura estatal como resorte para la política, se vio una contundente victoria del oficialismo, con solo un 52% del padrón electoral, habiendo sacado el candidato oficialista el 50% de los votos, o sea, traducido, un 25% del total del padrón.

Las distintas operatorias manejadas a fin de la captación de votos, son del manual del buen populista, a pequeña escala en una provincia insignificante por su caudal electoral, pues solo representa el 1,5% del padrón electoral nacional, pero sirve como un microcosmos de un proceso que se replica a gran escala en el país.

Tales operatorias van desde la simple entrega de mercadería, chapas o planes sociales, a manejos rayanos en la delincuencia, como ser la entrega de ingentes sumas de dineros a punteros políticos (mercenarios a sueldo dispuestos al aporte de votos de agrupaciones vecinales, deportivas y otras layas, por una suma razonable de dinero), cargos políticos dentro de los cuadros del estado, y otras veleidades, mezcladas con la compra de medios de comunicación, que ven la gran oportunidad de vender la imagen del candidato, por una módica suma.

La carencia, de escrúpulos, por parte de los políticos, y de civismo, por parte del electorado, han creado una clase anémica, inerme, anonadada ante la realidad que le toca vivir, como una vuelta trágica de la historia que no podemos superar, pues a pesar de todas las vivencias a lo largo de 70 años, aun la gente debate si es que los logros sociales son tales logros o simples mecanismos para conseguir poder, pensando que lamentablemente para todos, siempre fue lo segundo. #Movimientos sociales #Sociedad Salta #Política Salta