En mi experiencia trabajando en el campo, bajo relación de dependencia, he notado la falta total de responsabilidad por parte de los productores en el uso de agroquímicos. No se respetan ninguna de las leyes establecidas para seguridad de sus empleados, que son los que a diario deben manipular estos productos que  sabemos que en su mayoría son tóxicos y nocivos para la salud.

He estado con muchos ex empleados agropecuarios, los cuales sufren de los efectos de dichos productos (cáncer de piel, problemas respiratorios, de movilidad, etc), y ante mi pregunta "¿qué hizo tu patrón por  vos?", me responden: "Me echo porque ya no le servia".

Anuncios
Anuncios

Entonces les pregunto por qué no se cuidaron,  y la mayoría me responde: "Nunca me dio mi patrón nada para protegerme de los productos".

También he visto cómo no se respetan las leyes con respecto a la fumigación cerca de zonas urbanas. Vi a un fumigador a 10 metros de un colegio aplicando glifosato con mezcla de 2.4D más coadyuvantes,  justo a la hora de un recreo con todos los chicos aspirando el veneno. Le pregunte al maquinista por qué fumigaba tan cerca de la escuela y le explique de los riesgos hacia los niños. Me contestó: "Mi patrón me manda, sino lo hago me echa".

En la ciudad de Jáuregui (Luján), vi a otro fumigador aplicando veneno de noche, sin encender las luces, a unos 5 metros de hogares para evitar ser visto y fotografiado. El olor era nauseabundo, aplicaban veneno sin importarle la vida de los vecinos, sabiendo que la ley establece que no se puede fumigar a menos de 2000 metros de cualquier zona urbana.

Anuncios

Prenden fuego los recipientes de los venenos, sin importarles lo tóxico del humo que genera.

En mi investigación resumo lo siguiente: para los agricultores es más importante el bolsillo que la vida, es más importante un poroto de soja que un niño sano. ¿Dónde están las autoridades para controlar y capacitar a estos productores ? Y si tanto les importa el bolsillo, ¿ por qué no hay multas ejemplares para terminar con estos actos casi delictivos, que atentan contra todos nosotros? #Agricultura #Argentina #Salud