Dragon Ball Super, la nueva saga de Dragon Ball, ya lleva tres semanas de emisión en Japón. Creada por Akira toriyama y producido por el estudio de #Animación Toei Animation, la serie causó una revolución entre los fanáticos del anime y, en base a el último material visto, me propongo a dar mi opinión al respecto sobre esta nueva temporada.

La historia comienza directamente luego de la derrota de Majin Buu, obviando todas las precuelas que no tienen relación directa con la historia, en este nuevo escenario Goku con ansias de volverse más fuerte retoma su entrenamiento. Como es habitual, la paz que presenta el planeta Tierra en el contexto de Dragon Ball es muy efímera.

Anuncios
Anuncios

Pero en esta ocasión el enemigo no es un simple monstruo ni un extraterrestre, es un ser de una escala mayor que todas las anteriores.

Resulta entonces que “Bills, el Dios de la destrucción" más poderoso de todo el universo, despierta de su letargo advertido por un sueño premonitorio. Un enemigo aparecerá y será lo suficientemente poderoso para hacerle frente de igual a igual, y este ser es el llamado “Super Saiyajin Dios”, el cual aún no hay registro de su existencia. En base a esto, viaja por el universo en busca de su contrincante, llegando al planeta donde vive el Kaio-sama del norte para encarar al sobreviviente más poderoso de la raza Saiyajin, nuestro héroe Goku.

De momento, la historia sigue el mismo argumento que la película “Dragon Ball z: la batalla de los dioses, pero claramente -como se ve en el manga- la historia surge una bifurcación y toma un camino diferente de esta.

Anuncios

Además,  ha mostrado un desarrollo más detallado en datos, cómo por ejemplo que el mismo Freezer actuaba bajo las ordenes de Bills cuando destruyó el planeta Vegeta.

Respecto al carácter puramente dinámico del ritmo de la historia, en esta nueva temporada se muestra una adaptación dirigida a un público más infantil, con escenas y momentos de una comedia más inocente, a veces innecesaria.  Tiene el fin de atraer mayoritariamente a un público más infante, que no ha disfrutado de Dragon Ball hasta ahora. De esta forma, se diferencia de las adaptaciones anteriores y del manga que presentan un carácter más serio.

En cuenta a la animación, si bien tiene color vivos y es más definida, tiene varias falencias en el detalle y por momentos es muy tosca. Da la impresión de estar muy poco trabajada. Definitivamente, es un aspecto que debe mejorar.

En fin, concluyendo este breve artículo, Dragon Ball Super de momento es meramente un proyecto. La historia está sentando sus bases y el hilo argumental parece algo perdido. Sin embargo, bajo la supervisión Akira Toriyama es seguro que esta nueva entrega será en un futuro más interesante. Tal vez, hasta pueda estar a la altura de la antigua de #Dragon Ball Z.