El perdón es la remisión de los errores que se cometen. Al menos ese es el sentido que nosotros le damos a la palabra, al usarla pidiendo perdón. Pedimos perdón cuando reconocemos que hemos hecho algo mal, esperando que la otra persona nos dé una segunda oportunidad de hacerlo mejor.

En la cultura japonesa hay algunas maneras interesantes y profundamente arraigadas de pedir perdón. Una de las formas de uso cotidiano es la palabra Sumimasen, que se usa en situaciones comunes y corrientes donde se cometen pequeños yerros. El sentido principal es "hacer sentir al otro que estamos ahí para resolver el problema juntos, algo así como: derramaste la leche; no es mi culpa pero estoy con vos para ayudarte".

Anuncios
Anuncios

Se dice que los japoneses piden perdón por dignidad. Pero lo notable es cómo gente de gran influencia en Japón ha sabido pedir perdón.  Tras un escándalo por corrupción, el presidente de Toshiba, Hisao Tanaka, renunció a su cargo en la empresa y pidió perdón públicamente usando una reverencia llamada saikeirei, una inclinación de 90 grados que expresa el arrepentimiento por una falta grave. Esta es la reverencia máxima de una serie de tres; esahku, que es una inclinación de 25 grados que manifiesta "lo siento, fue un error mío" y keirei, una inclinación un poco más pronunciada y sostenida que expresa "no lo volveré a hacer". La empresa japonesa Mitsubishi también pidió perdón por haber utilizado prisioneros de guerra estadounidenses para hacerlos trabajar en las minas, durante la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Y el piloto japonés Nobuo Fujita, que fue el encargado de bombardear los bosques del pueblo de Brookings, EE.UU, con el fin de incendiarlos y demostrar el poderío japonés durante la guerra, hizo un viaje en 1962 en el que pidió perdón a los habitantes del pueblo por el ataque, a pesar de que el sólo cumplía órdenes de sus superiores.

Los japoneses no toleran traicionar las expectativas que los demás tienen acerca de ellos. Podríamos preguntarnos: ¿qué clase de perdón deberían pedir nuestros gobernantes?, ¿alguna vez han tenido algún gesto semejante con nosotros? Han traicionado nuestras expectativas desde siempre pero no han pedido perdón. Siempre nos piden una segunda oportunidad pero no reconocen ninguna equivocación. Un refrán japonés dice "Cuando tienen grano las espigas de arroz, inclinan la cabeza. Cuando no tienen nada se mantienen erectas". #Argentina #Gobierno #Trabajo