El ministro de Salud Daniel Gollan dice que le hackearon su Twitter, tras la polémica despertada por su tuit de ayer donde asustaba a los enfermos de cáncer, en un mensaje en el cual  advertía que los tratamientos oncológicos no continuarían si ganara Macri. Qué fácil lo hacen los corruptos de siempre. Es fácil decir cualquier cosa parece y luego total me aduciendo que me hackearon. Esto no se trata de videítos de artistas de la farándula local que por un poco de notoriedad difunden para luego salir a decir que los mismos fueron robados de sus computadoras o teléfonos celulares.

Esto es grave. Se trata de amenazar ya con temas mayores, casi con la vida o la muerte.

Anuncios
Anuncios

¡no es un chiste! Parecería que ya no hay límites. ¡Hay personas del otro lado!, los votantes son personas, que el oficialismo actual no lo olvide, y esas personas piensan, tienen todavía un cerebro gracias a Dios, y aguardamos la esperanza de que podamos seguir manteniéndolo pese a que cada vez parece que con todo esto que está pasando nos quisieran volver locos. Por momentos nos sentimos inmersos en una catarata de mentiras propias de gente psicótica.

¿O no nos habremos dado cuenta y tal vez estamos dentro de un gran psiquiátrico, aparentando ser un país?

Todavía recuerdo las palabras de MK (sí, Máximo, el mismo, solo que me da cosita nombrarlo tanto porque no quisiera darle tanta prensa, a ver si se cree que es importante) “Nada bueno puede venir de…”, yo creo que ahora puedo afirmar “Nada bueno puede venir de un fanático K”.

Anuncios

Por qué no hacen un poco de mea culpa y reflexionan un poco antes de hacer o decir algo, asustando a la población más vulnerable y necesitada, a aquellos que no pueden pensar bien porque tal vez están desnutridos o mal alimentados, asustados por perder su única fuente de ingresos, a aquellos que no tienen formación o educación y no pueden darse cuenta de quienes mienten.

A todos aquellos que están tan enceguecidos por el “relato” que no se dan cuenta de que con este accionar no llegarán a nada, les rogamos mesura.

El panorama desastroso que anuncian desde el oficialismo en caso de que Macri ganase el ballotage del 22 de noviembre, ayer ya superó todo lo superable, dado que un ministro, que debería tener seriedad, presencia, dignidad, honestidad, actitud impecable, sin embargo, no tuvo en cuenta su investidura para salir a tuitear por ejemplo, luego del que borró aduciendo que lo habían hackeado : "Los 12 nuevos centros de radioterapia para tratamiento del cáncer continuarán adelante si Scioli es presidente.

Anuncios

Pensá bien tu voto".

Ayer a la tarde, planteó:

Obviamente, todos estos mensajes, posteriores o anteriores al más polémico, que él llegó a borrar, continúan ensuciando más la imagen del oficialismo y su candidato presidencial, que al día de hoy ya se ha expandido a  ministerios, secretarías, organismos descentralizados y universidades afines a la Casa Rosada con advertencias a los votantes sobre supuestos hechos en caso de que el candidato de Cambiemos se convierta en el sucesor de Cristina Kirchner.

El país es de todos, sean macristas o kirchneristas. Convendría pensarlo antes de continuar con esta catarata de injurias y acusaciones sin fundamento que el oficialismo ha generado. Todos vivimos en la Argentina y a todos nos conviene que gane el más apto. Pero más del 65% de la población ya votó por un cambio el día 25 de octubre. Y saben que con Scioli, estarán lejos del cambio, y esta sucia campaña ya lo está demostrando. #Política Buenos Aires #Elecciones 2015