La oposición -compuesta por el rezago del #Kirchnerismo, el massismo y el justicialismo- se alió para desestabilizar a Cambiemos e imponer un proyecto de #Ganancias inviable para la situacion del pais. El proyecto presentado por la oposición presenta un mínimo no imponible de 44.000 pesos brutos para los trabajadores casados con dos hijos, el mínimo no imponible para solteros estaría en 33.500 pesos y el mínimo no imponible subiría un 40% en referencia a los salarios más bajos que tributan ganancias.

Quedan excluidos de pagar ganancias el aguinaldo complementario y los viáticos y las horas extra laborales. Además se excluirán a los jubilados, exceptuando los que tengan privilegios.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, regresaría el impuesto a las mineras y a las empresas de juego.

Según la oposición, el costo para el gobierno de este proyecto sería de 39.707 millones de pesos, mientras que la iniciativa del gobierno costaría más, unos 48.000 millones de pesos.

Sin embargo, el gabinete de Macri sostiene la postura de que este proyecto es inviable para la situación del Estado y que las modificaciones de ganancias deben ser menos drásticas. De ser aprobado el proyecto de la oposición, #cambiemos ya tiene preparada una contramedida y un decreto para vetar este desmedido proyecto.

Claramente, la oposición guiada por Massa y alimentada por el resentimientos y ganas de dañar el país del rezago kirchnerista, tiene la intención de doblegar la gobernabilidad de Macri e imponer un proyecto que no solo ellos mismos no aprobarían de estar en el poder, sino que para quien no tiene un ojo experto en la política, deja a Macri y al Gabinete de Cambiemos en una posición anti popular, al vetar este proyecto demagogo de la oposición.

Anuncios

El mismo Kicillof desestimó y negó la necesidad de un cambio en lo referente a ganancias en el año 2014, cuando la situación también urgía un cambio. Lo que se vio en la foto de la oposición unida, es la vieja política uniendo fuerzas para impulsar un proyecto que, si bien parece beneficioso a simple vista y aliviaría a la castigada clase media por el macrismo, en realidad es una bomba que generaría más déficit económico del que ya tiene la Argentina.

Massa, el kirchnerismo, y el justicialismo o rancio peronismo, son lo misma política de antaño que aprovecha cada oportunidad para golpear a Cambiemos e intentar recuperar votos perdidos por décadas de mala política en Argentina. Es necesario evitar que estos fósiles políticos vuelvan a gestionar de forma desastrosa como ya hicieron.