La tarde de este martes se realizó en el obelisco y otros puntos clave del país el polémico “#tetazo”, un monumento a la ignorancia.

Este hecho se remite al pasado 28 de enero, cuando tres mujeres en las playas de Necochea fueron advertidas que podrían ser detenidas si no cubrían sus cuerpos, ya que como rige la ley, no se puede tomar sol con el torso desnudo en una playa pública (donde circulan menores y gente común y corriente), sin embargo, lejos de seguir la orden oficial las mujeres protestaron, lo que viralizó el asunto a un punto monumental.

A raíz de este hecho, se organizó el “tetazo” una manifestación que se realizó en varios puntos del país donde un centenar de mujeres desfilaron con el torso desnudo y escrituras en repudio de esta situación, y del “patriarcado del hombre”, y la opresora sociedad que las mantiene doblegadas de sus libertades.

Sin embargo esta protesta no podría ser una demostración más clara no solo de ignorancia, sino también de una sociedad adolescente, intolerante e idiota, por tomar acciones que no se condicen con los hechos ocurridos en la realidad. Para comenzar, esta antigua ley fue impuesta durante los años de la dictadura militar, pero si no se está en una playa propiamente nudista, es de mal gusto exponer las partes frente a familias que están en plan de un sano día de disfrute familiar.

Segundo, el disparo de esta manifestación por las sectas más radicales del #feminismo, solo demuestra una rama exacerbada, retrógrada y encerrada en un odio ciego, que toma medidas completamente exageradas para situaciones totalmente menores e irrelevantes. Si bien es cierto que la sociedad moderna tiene varios dogmas que esclavizan y restringen el sexo femenino, el sostener la postura de llevar el torso desnudo en una playa pública no es uno de ellos.

Nada se hace realmente para los casos graves y reales donde la vida las mujeres corre peligro, no se trabaja realmente en la atención debida a las víctimas de abuso, ni en medidas de control y prevención contra el femicidio, en cambio se enfatiza en ridículas demostraciones de ignorancia como este tipo de manifestaciones, que nada aportan a la sociedad solo alimentan los medios de comunicación con visiones amarillistas y descartables.

Sin duda Argentina tiene muchísimos problemas infinitamente más grandes donde la población debe fijar su punto de protesta, no es situaciones tan ridículamente ínfimas como el “tetazo”, nuestra sociedad debe rever sus valores.