En un barrio que todavía no tiene denominación, entre obras de casas todavía deshabitadas, un sereno llamado Víctor Alfredo Hodoreski de 53 años, era uno de dos que vigilaban unas fincas que ocupaban cuatro manzanas. Apareció muerto, presuntamente asesinado por un chico de 16 años y dos chicas de 12 y 13 que fungieron como cómplices.

A las 6 de la mañana, Víctor daba un paseo rutinario en el que de vez en cuando sorprendía a algunas personas intentando robar materiales de construcción, en varias ocasiones denunció a uno de los chicos que sorprendía pero ese día no le dio tiempo a llamar al 911 y el chico sin mediar palabra le disparó al pecho, por lo que murió al instante.

Anuncios
Anuncios

Con sangre fría le quitaron las llaves al sereno y fueron a su casa, donde acostumbraba a esperarle su mujer, donde le dijeron "Ya limpiamos a tu marido así que...", la esposa quedó petrificada y asistió a cómo los 3 desalmados robaban de la casa un televisor y un equipo de música, los jóvenes partieron de la zona cada uno en diferente dirección. Según fuentes de la investigación el móvil no fue el robo sino el hartazgo por parte del asesino de las continuas denuncias que sobre él hacía el sereno fallecido, prueba de esto fue el descarte de los objetos robados.

El chico fue detenido sentado en un panojal portando en sus manos todavía la escopeta con la que cometió el crimen y las dos chicas estaban en sus domicilios familiares en "Las Casitas". La mujer del asesinado se mudó ya de casa tras hacer la pertinente mudanza.

Anuncios

El sereno superviviente, Luis, comentó al diario Clarín que el chico que asesinó a su compañero había robado bastantes veces y que al estar en medio de la nada era un blanco fácil. Los 3 inculpados prestarán declaración en el día de hoy en "La Matanza" en el fuero de menores.

Triste final para un sereno que ha pagado con su vida el ejercer su trabajo, el de vigilar y guardar un lugar propiedad privada y gran pena la que tendrá su viuda, que además tuvo que aguantar cómo la robaban en su propia casa al tiempo en que le comunicaban la fatal noticia.