Un ataúd del Cementerio Municipal de Santa Rosa de Conlara, en San Luis, fue robado de un panteón familiar. La fecha del hecho delictivo se desconoce pero recién el fin de semana pasado fue detectado sin que se conozcan los motivos del hurto.

El panteón pertenece a la familia Fernández - Amaya y el ataúd sustraído contenía los restos de Francisco Marino Dadomo. La Comisaría de la mencionada localidad puntana ha tomado el caso, que es investigado sin resultados satisfactorios a la fecha. No se halló ningún acceso al cementerio abierto por la fuerza o con señales extrañas que den indicios de que alguien ingresó cuando el predio se encontraba cerrado.

Anuncios
Anuncios

En cambio, sí había sido abierta con violencia la puerta de acceso al panteón familiar, hecho que fue constatado el sábado por Petrona Fernández, pariente del difunto cuyo cuerpo desapareció. Ella fue quien, al encontrarse con la puerta rota, ver el lugar desordenado y percatarse luego de la ausencia del ataúd, dio inmediato aviso a la Policía local que se hizo presente en el lugar para tomar la denuncia.

En general, las motivaciones detrás del robo de cadáveres son variadas e incluyen la posterior venta a estudiantes de ciencias de la salud o a coleccionistas, la utilización para implantes médicos ilegales y la realización de ciertos rituales religiosos. En #Argentina hay un enorme vacío legal sobre el tema del robo de cadáveres, excepto cuando el hurto se produce con el fin de pedir posteriormente dinero para lograr su devolución, delito al que le corresponde una pena de entre 2 y 6 años de prisión, según lo establece el artículo 171 del Código Penal de la Nación Argentina.  En el caso ocurrido en Santa Rosa, la familia sí podría iniciar una causa contra los responsables por daños materiales.

Anuncios

Santa Rosa del Conlara es una localidad de casi 6 mil habitantes, que se encuentra en el noreste de la Provincia de San Luis, a 207 kilómetros de la Capital provincial y 5 kilómetros del límite con la Provincia de Córdoba. El Cementerio Municipal está entre las calles Tabolaro, Paraná, Rivadavia, Pedernera y Ernesto Raffaini.