Hay historias que cuesta mucho contar. La profesionalidad no exime la incomprensión ante el horror. Una niña de once años fue abusada desde los cuatro  por su familia, donde su propia madre participaba activamente de los abusos. Fue retirada de ese horror por efectivos de la policía bonaerense, encontrándose detenidos la progenitora, el tío y una ex pareja de la madre.

La localidad de Wilde no puede entender. Una mamá entregaba a su pequeña para que fuera abusada, violándola ella también.

La fiscal Alejandra Olmos Coronel tomó conocimiento del caso, luego que el padre biológico de la niña hiciese la denuncia correspondiente.

Anuncios
Anuncios

Al parecer, luego de años de mucha angustia y dolor, la pequeña pudo contarle a su papá los abusos a los que era sometida desde hacía mucho tiempo.

Dos ex parejas de su madre, habrían participado de los abusos encontrándose en prisión actualmente por otros hechos.

El abuelo de la nena, fallecido hace tres años, también abusó de ella con la participación de su madre.

Por orden judicial, luego de realizarse pericias al entorno familiar y a la niña, se dispuso sendos allanamientos en la localidad de Sarandí, partido de Avellaneda, donde se capturó al padrastro, el tío y la madre de la nena.

Pesquisas y pericias policiales, permitieron concluir que la niña fue violada durante siete años, desde que tenía cuatro, siempre con participación de su madre quien además de violarla la entregaba.

Anuncios

En este último tiempo, la mujer realizaba esas terribles vejaciones con su pareja y su hermano. Los tres se encuentran detenidos.

El papá manifestó a los medios que cuando la madre se enteró que estaba embarazada se escapó y que estuvo tres años para encontrar la nena. Cuando la halló la vio en estado de abandono, desnutrida y cada vez más perturbada. Pero no fue hasta que cumplió 11 años que en medio de una crisis pudo destapar su terrible dolor. 

Cabe esperar que en este caso no quepan dudas respecto a la calificación legal de estos delitos aberrantes, ni cuestionar que fue gravemente ultrajante para la víctima. #Niños #Violencia de género