El pasado 30 de agosto, se encontró el cadáver de una mujer en un curso de agua entre las localidades de Santa Teresa y Máximo Paz, en el sur de Santa Fe. Estaba atado a un trozo de metal y tenía un trapo en la boca con el cual la asfixiaron. En la zona, no hay  denuncias de desapariciones.  

“El cadáver se hallaba semi hundido, atado a un trozo de hierro cuyo peso no fue suficiente para fondearlo. Una vez extraído se comprobó que el cuerpo presentaba dos heridas que en principio se supusieron que eran producto de disparos de armas de fuego, pero luego se descartó esa posibilidad”, había informado el  Diario EL SUR.

El cuerpo se encontraba totalmente desnudo, sin ningún elemento que permitiera su reconocimiento, completamente desprovisto de cabellos y vello corporal.  Flotaba boca abajo y tenía en el interior de su boca un bollo de tela, que le podría haber causado una muerte por asfixia.

Los investigadores especulan que la edad de la mujer esta entre 45 y 55 años. Presenta una contextura delgada y de alrededor de un 1,60 de altura. “Estaba en avanzado estado de descomposición y concluimos en que la muerte dataría de entre siete y diez días antes del hallazgo”, comentó la directora del Instituto Médico Legal de Rosario, Alicia Cadierno, al diario La Capital.

Asimismo, afirmó que la víctima no presentaba heridas de ningún tipo y “tampoco tenía signos evidentes de haber recibido golpes. Sólo encontramos algunas contusiones leves que no alcanzarían para matarla”. Sobre el trapo en la boca estimó que “lo usaron para asfixiarla. Para nosotros, esa es la causa probable de la muerte”.

Por el tiempo que estuvo en el arroyo,  no fue posible tomarle huellas digitales. La pericia odontológica que se le realizo fijó la edad de la mujer entre los 50 y los 60 años. "El cuerpo no tiene tatuajes ni otras señas particulares aunque presenta una cicatriz quirúrgica en el abdomen y otra en la cresta ilíaca derecha y una desviación de la columna dorsal muy marcada”, detalló La Capital.

Una pista

Una semana después del hallazgo,  la PDI villense recibió la información sobre una mujer desaparecida en la localidad bonaerense de Pehuén Co en julio pasado. Se trata de María Andrea Esnaola, de 47 años,cuyas características físicas presentan coincidencias con el cuerpo hallado en nuestro departamento. Es más, personal de la PDI que observó el cadáver, al ver la foto de Esnaola se impresionó por el parecido y comunicaron la novedad a la fiscal Valeria Pedrana de la Regional 2 del Ministerio Público de la Acusación, que envió una notificación a la comisaría de Pehuén Con pero no hubo mayores respuestas de los funcionarios policiales y judiciales de esa localidad.  #Argentina #Inseguridad #Femicidio