Hace dos días un juez solicitó declaraciones de las ganancias anuales y también patrimoniales de Cristina Fernández, también deberá declarar las ganancias de su esposo, ya fallecido y ex mandatario de argentina Néstor Kirchner, así como de sus dos hijos Florencia y Máximo.

Pocas horas después de conocerse la solicitud del juez sobre las declaraciones que Cristina Fernández debía entregar, policías de la oficina de Administración Federal de Ingresos Públicos se personó en su casa para retirar todos los documentos pertenecientes a la documentación necesarias para las verificaciones de la investigación. El juez ha dicho  abierto la investigación porque sospecha de lavado de dinero.

El juez lleva varias semanas sobre la pista

El magistrado argentino, ha ordenado también revisar todas las oficinas de Hotesur, que es la empresa en la cual la presidenta argentina tiene sus acciones.

Anuncios
Anuncios

Rápidamente, Hotseur asumió haber cometido algunas irregularidades en sus papeleos, pero ha dicho que piensan que no hay ningún delito grave que la justicia argentina deba perseguir.

El juez que está a cargo el caso, Claudio Bonadío, ya ha dicho que continuará la investigación el tiempo que haga falta y también ha dicho que este caso ya salió a la luz en el 2008, cuando se le pidió explicaciones al esposo de Cristina Fernández, la actual presidenta, antes de fallecer y después a su esposa cuando ya había fallecido.

Otro de los implicados en este asunto es el secretario de justicia, que denuncio al juez que está denunciando a la actúa presidenta antes el consejo de magistratura, ya que cree que está desempeñando mal sus funciones de trabajo. Dijo que se le debía someter a un juicio político contra dicho juez, ya que se cree que usa la extorsión, valiéndose de causas judiciales.

El secretario de justicia recordó que el juez que acuda a Cristina Fernández, fue apartado de un caso en el 2005 por la investigación de un ataque terrorista por haber protegido a su jefe Carlos Corach, en ese entonces ministro del interior. Por otro lado, Bonadío, recibió otra denuncia por parte de un senador  por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y abuso de autoridad, por lo que debía dejar su puesto de funcionario público.