El gobierno nacional argentino invirtió 343.411.867 millones de pesos con los cuales incorporó a la Policía Federal #Argentina 350 patrulleros modelo Ford Focus 2.0 SE, que cuentan con un blindaje 360 grados RB3.

Compró también 250 motos modelo Yamaha XTZ y Honda XR; 200 camionetas Ford Ranger 2 XL doble cabina 4x2 y 20 camiones Iveco Daily para el traslado de detenidos.

La innovación se hizo en el marco del "Plan de renovación integral de medios logísticos de la fuerzas de seguridad", a cargo del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

La Policía Federal, asimismo, ha agregado cámaras y sistemas federales, como el SIBIOS.

Anuncios
Anuncios

Esta tecnología de apoyo a la actividad policial ha sido impulsada por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien al propender a la modernización de vehículos, viene a mejorar la intervención de los efectivos para afrontar el delito y la violencia urbanos.

El blindaje 360º es para patrulleros y camionetas; protege al personal que trabaja en la calle en las instancias iniciales de un procedimiento.

Provincia de Buenos Aires

El gobernador bonaerense Daniel Scioli -candidato a presidir los destinos de la Nación y quien se define como continuador de las políticas kirchneristas-, por su parte cumplió el plan más exitoso en materia de seguridad de la historia provincial; en los últimos tramos de su gestión la fuerza es de 95.000 efectivos.

Se destaca la tarea de capacitación, una reforma nunca antes vista dentro del perímetro de Buenos Aires.

Anuncios

Diez mil nuevos policías fueron formados en escuelas descentralizadas y en universidades, dotándolos de equipamiento, motos, vehículos y helicópteros.

Scioli formalizó 40 Comandos de Prevención Comunitaria y descentralizó recursos humanos y logísticos para atacar al delito y brindar más seguridad a los ciudadanos. Agregó cámaras y botones antipánico.

Habilitó 25 mil puestos de trabajo directo y 50 mil indirectos.

  • Capacitación permanente. Los nuevos policías que salen a patrullar y vigilar son capacitados diariamente entre dos y tres horas, y el adiestramiento académico es continuo.

Macri y la criminalidad

En contrapartida, encabezando a los auspiciantes originarios del brutal incendio de la multinacional Iron Mountain (IRM) está el gobierno de la ciudad de Buenos Aires (gestión PRO). A cargo del postulante a Presidente de la Nación Mauricio Macri, este optó por omitir su responsabilidad por el derrumbe de uno de los cuatro depósitos de almacenamiento de documentación que cobró la vida de diez bomberos y rescatistas.

Anuncios

Según las pericias de la Policía Federal Argentina, el incendio fue intencional y planificado, consumiendo en tiempo récord las instalaciones ubicadas en el límite entre Barracas y La Boca. Las llamas -ante la vista gorda del gobierno porteño- demostraron una serie de lazos que confirman una trama de encubrimiento.

Pero Macri sigue abogando en su campaña por una mayor seguridad en el país, cuando en el siniestro se quemaron documentos de más de 600 empresas, algunas comprometidas en investigaciones de lavado de dinero y evasión.

El expediente judicial enmudece. Además de los acuerdos extrajudiciales hay otro dato curioso: el Ejecutivo porteño nunca se presentó como querellante en la causa que investigaba la intencionalidad del hecho. La documentación destruida involucra a buena parte del poder económico. Esta situación echa luz sobre la relación del macrismo con Iron Mountain.

Cabe consignar como una perlita más que la mayoría de los recursos económicos Macri los gasta en publicidad: ya dilapidó 766 millones de pesos.

  • Endeudamiento. Los porteños están cuatro veces más endeudados; en 2007 cada uno debía 199 dólares; en el 2015 la cifra trepó a 740 dólares.

Massa contra la inseguridad

El candidato a presidir la Nación por el Frente Renovador, Sergio Massa, persiste en exigir más cárcel y condenas a delincuentes y criminales. No obstante, como actual senador en el Congreso Nacional se opuso al proyecto de ley presentado por Cristina Kirchner, que incluye una suma de reformas penales para reforzar justamente la seguridad dotándola de un respaldo judicial eficiente.