El actual diputado Francisco De Narváez, le pidió a Mauricio Macri que accediera a una interna amplia en la que pudieran confrontar los partidos del PRO, el Frente Renovador que conduce Sergio Massa, y en la que pudieran también verse otras expresiones políticas como el radicalismo liderado por Ernesto Sanz, el espacio de la diputada Elisa Carrió, y el sector que representa el actual gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota.

Explicó que a tan solo veinte días para que se cierren las listas que, a su parecer, definirán la próxima década nacional, hay que dejar las especulaciones de lado e ir toda la oposición completa contra el kirchnerismo. Expresó su temor a que el oficialismo decida sobre los próximos períodos del país, los cuatro años del siguiente mandato, los otros cuatro que serían su reelección, y luego del final del actual modelo los dos años posteriores de lo que denominó la "recuperación nacional".

Por otro lado, aclaró que sin la interna abierta, tal como la plantea, el próximo presidente saldría de las PASO del Frente para la Victoria entre Daniel Scioli y Florencio Randazzo, y que podrían ganar en primera vuelta.

También mencionó la gran imagen positiva de la actual presidente Cristina Fernández de Kirchner y que, ante unas PASO abiertas entre el gran conglomerado opositor, la líder del movimiento bajaría al cargo de Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.

Analizó, también, las derrotas electorales para los opositores, y recalcó que se habían dado en los años 2007 y 2011 cuando fueron todos separados, mientras que cuando se unieron en las respectivas elecciones de los años 2009 y 2013 hubo sendos triunfos importantes y duros embates para el kirchnerismo.

En el 2009 De Narváez le había ganado las Legislativas nada menos que al ex presidente Néstor Kirchner junto a Daniel Scioli. Y en el 2013 Sergio Massa derrotó, con el apoyo implícito de Mauricio Macri, al polémico candidato sciolista Martín Insaurralde.

Por último, le pidió a la oposición que dejara de lado cualquier especulación sobre ir cada uno con su partido, y manifestó no querer ser responsable en el futuro cuando le digan por la calle por qué no se habían unido todos, algo que el nativo colombiano naturalizado argentino no se perdonaría. Remató diciendo que no quería una década más del kirchnerismo en el poder, porque él ya estaba harto de este modelo. #Argentina #Gobierno #Elecciones 2015