Siguiendo con el breve análisis de los equipos económicos de los dos principales candidatos a presidente, en esta segunda parte le toca el turno al #PRO.

Como introducción, #Mauricio Macri (precandidato a presidente), es un empresario que, junto a su padre, le ha transferido la deuda privada de su empresa al Estado y por ende al pueblo argentino, con la gran ayuda del entonces presidente del BCRA: Domingo Cavallo. Corría el año 1982 y el Pueblo argentino absorvía U$S23.000 millones proveniente de los grandes grupos privados. Y acá aparece el economista número 1 del PRO: Carlos Melconian. En ese entonces, este señor era el Jefe de Departamento de la Deuda Externa de la entidad liderada por Domingo Cavallo.

Anuncios
Anuncios

Se empezaba a gestar la relación de hoy día entre Mauricio y Carlos, ya que Melconian cajoneó e hizo desaparecer las investigaciones sobre el fraude de la deuda externa. A la vez, se desempeñó como consultor del Banco Mundial. Soldado de Domingo Cavallo defendió el nefasto y escandaloso MEGACANJE, a la vez que fue investigado en la causa judicial que profundizó la impunidad presente en la #Argentina.

En esta obra ejemplar de corrupción y traición al país aparece otro economista duro del PRO: Federico Sturzenegger. Este se desempeñaba como Secretario de Política Económica durante la gestión de Cavallo en la ruinosa operación, y por la que fue imputado. Pero no termina acá, durante el gobierno de Carlos Menem y las desastrozas privatizaciones, fue el economista de YPF cuando "Pepe" Estenssoro se hizo cargo de la empresa.

Anuncios

Una década después asume como presidente del Banco Ciudad durante la gestión del PRO en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por último, cercano a Macri, se encuentra Rogelio Frigerio. Su carrera ostenta experiencia en el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial. Tuvo también su vinculación con el gobierno de Carlos Menem, ya que se desempeñó como Secretario de Programación Económica durante el segundo mandato de este.

Esto demuestra que la política argentina es un gran centro de reciclaje, los mismos personajes pero con distintas caretas, disfrazes, banderas o globos. Lo trágico para el pueblo argentino es que ninguno de estos está limpio y entonces, resignados, los ciudadanos optan por votar al "menos malo". Ergo, se termina votando y no eligiendo. El pasado los condena pero la justicia no y, aunque muchos se empeñen en venderse como salvadores o portadores de la verdad y la solución, la traición está a la orden del día. Cito, hoy, al Quijote de Cervantes: "La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde."

LAUTARO PINA

BLASTING NEWS