Hoy en día, y desde larga data; hemos escuchado a un sin fin de políticos y #gobernantes, el prometer algo al pueblo... Para la mera obtención de votos, como medio de corrupción, o como forma de mantener la imagen #Política al prometer algo que es demandado por la sociedad.

¿Cuantos gobiernos prometieron escuelas que nunca construyeron?

Sólo es cuestión de hacer memoria.. "se va a mantener el uno a uno", "el que depósito dólares, recibirá dolares", y mi favorita... "Vamos a construir un sistema de naves que remonten la estratosfera para así en una hora y media estar en Japón inclusive". Estas son algunas de las muchas #Promesas que se les hizo a nuestra Nación y nunca se cumplieron, algunas quizás hayan sido más descabelladas que otras, pero no por eso se debe prometer algo que después sepas que después no podrás cumplir. Me olvidé de comentar sobre las miles de obras que alguna vez fueron empezadas pero nunca terminadas.

Anuncios
Anuncios

¿Que paso con el gasoducto del norte? En fin...

El poder del gobernante no está en la persona, está en el cargo. El gobernante no es más que una simple marioneta a merced del pueblo. Estos últimos son sus empleadores, mientras que ellos son sus simples trabajadores. Es el pueblo quien impone, a quien se debe obedecer, y a quien se debe respetar. El pueblo somos todos, individual y en conjunto. Los gobernantes no son más que unos simples representantes nuestros, en quienes depositamos nuestra confianza, y delegamos funciones para que puedan satisfacer las necesidades que cada integrante del pueblo jamás podría complacerse por si mismo.Todo empieza por el pueblo, el da tema e impone agenda  siendo lo único que reclama, la acción en sus demandas.

Un gobernante debe garantizar la concreción de sus promesas.

Anuncios

Nunca se debe defraudar al pueblo, porque cuando se defrauda al pueblo no se está más que defraudando a la patria. La verdadera política se hace trabajando por y para el pueblo. Por eso remarcó como fundamental la realización de las promesas políticas, para que el pueblo pueda volver a creer en la política y quiera participar mucho más activamente en ella.

"Mejo que decir es hacer, mejor que prometer es realizar".