Con la menopausia, la elasticidad en la piel se pierde y se gana en sofocones y mal humor. Surgen perturbaciones vaso-motoras que provocan sudores nocturnos, sensación de calor repentina, nerviosismo y a veces presión, problemas de concentración y memoria y disminución de la libido. De todos modos, estos síntomas varían de mujer a mujer.

En lo que respecta a la piel, las consecuencias de la falta de producción hormonal son la sequedad, el afinamiento de la piel, la pérdida de elasticidad, con la consecuente proliferación de arrugas y disminución de la renovación celular, lo que otorga un tono pálido en la piel. A su vez, aparecen manchas oscuras como consecuencia de la dosis de UVA acumulada durante toda la vida.

Anuncios
Anuncios

Los médicos alóptas suelen por escribir a la mujer cuando entra en la menopausia tratamientos con Terapia Hormonal de Reemplazo (THR), muy discutidos en distintos ámbitos por supuestos efectos colaterales como formación de tumores entre otros.

  • Cuidados específicos
  • · Realizar una buena higiene cada noche y utilizar una loción de limpieza neutra que no modifique el Ph.
  • · No hacerse dermoabrasiones ni utilizar cremas con ácidos de exfoliación química: la piel en esos momentos es sensible y puede enrojecerse, si bien al principio se ve lozanía y rejuveneciemento, esto es a costa de capas de la piel demasiado frágiles que aceleran su proceso de envejecimientos.
  • · Ser constante en la rutina. Hacer un tratamiento en la mañana y reforzar en la noche.
  • · Desmaquillarse con productos que no tengan vaselina ni jabón porque resecan la piel. Preferir la utilización de aceite de almendras para el maquillaje de los ojos y un tónico glicerinado con un toque de zumo de naranjas para el resto del rostro.
  • · De día: aplicarse una crema hidratante a base de aloe vera, rosa mosqueta o jojoba con filtro solar si es verano o en primavera.
  • · De noche: aplicarse una crema nutritiva a base de aceite de zanahorias o caléndula.
  • · Los productos siempre se aplican de manera ascendente desde el mentón a la sien, luego a las mejillas, a la nariz y a la frente, haciendo masajes circulares y envolventes.

Aliados para cuidar la piel

Las isoflavonas de soja: son fuente de fitoestrógenos naturales.

Anuncios

Previenen los riesgos de osteoporosis y los golpes de calor, además de mantener la piel suave.

Los alimentos con calcio, vitamina E, betacaroteno y zinc, ayudan a retener los radicales libres y mejorar la elasticidad de la piel. El zinc favorece la elasticidad y firmeza de los tejidos.

Beber mucha agua: al menos un litro y medio por día.

Aumentar la protección solar o limitar las exposiciones al sol.

Las fibras facilitan el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas. #Salud #Belleza