Cuando tienes la intención de hacer una dieta, a veces basta un pequeño descuido o un momento de mucha ansiedad para terminar con las buenas intenciones. Por ello, los alimentos que elijas tener a la mano pueden hacer la diferencia entre llegar a la meta o no, entre sentir hambre de nuevo media hora después de haber comido, o estar satisfecho durante varias horas. La adición de grasas saludables también ayuda al desacelerar la digestión y estabilizar el azúcar en la sangre.

Idealmente, los alimentos o combinaciones de alimentos que incluyen proteínas y fibra trabajan mejor para mantener a raya el hambre.

Aquí te mencionamos algunos alimentos que deberías incluir en tu plan de comidas y que te ayudarán a mantenerte en el camino:

Porotos

Son altos en fibra y proteínas.

Anuncios
Anuncios

Además, los granos, las lentejas, los garbanzos y similares también contienen altas cantidades de vitaminas B, antioxidantes y hierro. Los porotos también son una buena opción de proteínas para los vegetarianos.

Yogur con frutas frescas

Uno bajo en grasa o sin grasa tiene más proteínas que el yogur tradicional. Con una porción de bayas o manzana en rodajas (con piel) aportarás suficiente fibra a tu cuerpo. Un estudio de la Revista de la Asociación Dietética Americana mostró que las personas que consumían yogur se sentían más satisfechas que los que sólo consumían bebidas de frutas.

Harina de avena con leche

Los granos enteros son también una excelente fuente de fibra, por lo que la harina de avena hecha con bajo contenido en grasa o con leche descremada también proporcionará una excelente sensación de saciedad, dice el endocrinólogo Salomón Jakubowicz. De hecho, un estudio en el 'Journal of the American College of Nutritions' acredita que la avena, por su alto contenido en fibra y proteína, tiene la capacidad de provocar saciedad por más tiempo que un cereal listo para comer.

Ensalada de palta

Las paltas no sólo contienen altos niveles de grasas omega-3 saludables para el corazón, sino que también pueden evitar el antojo de los refrigerios a media tarde, según un estudio realizado en 'Nutrition Journal'. Las mujeres que incluyeron media palta en su almuerzo experimentaron un deseo 24 por ciento menor a ingerir algo en las tres horas siguientes que en los días de almuerzo sin este comestible.

Mantequilla de maní y galletas integrales

La mantequilla de almendras y la mantequilla de maní tradicional, además de algunas galletas de grano entero, pueden amortiguar tu apetito entre las comidas, dice el Dr. Jakubowicz. "Las nueces y mantequilla de coco aumentan la saciedad, pero estas grasas saludables se deben consumir con moderación" señala, pues una cucharada de mantequilla de nueces contiene cerca de 100 calorías. La adición de nueces a tu almuerzo y comer una mancha de mantequilla de almendra en una manzana son grandes maneras de disminuir el hambre.

Frutos secos y algunas ciruelas secas #Nutrición

Prepara un combo de frutos secos, junto con algunas piezas de ciruelas secas; te proporcionarán una buena cantidad de carbohidratos saludables y de alto valor proteico.