Para alcanzar “dulces sueños”, lo fundamental que los especialistas aconsejan es realizar actividades físicas acorde al cuerpo de las personas, la edad, y sus posibilidades.

Emprender caminatas, trotes, nadar, son beneficiosos para adquirir un descanso reparador cuando el cuerpo se encuentra fatigado. Con esto es posible conciliar el sueño más rápidamente, con una profundidad mayor, y sin despertarse ni tener sobresaltos durante la noche.

Una sugerencia para tomar acerca de la cama es no tirarse en ella a mirar #Televisión, ni usar la computadora, hablar por teléfono, o jugar con algún dispositivo electrónico. Utilizar el espacio en el que buscamos dormir plácidamente por la noche con estas actividades no genera ningún beneficio.

Anuncios
Anuncios

Otro hábito que debemos incorporar es la reiteración y frecuencia del tiempo en el que dormimos, respetando cierta rutina en los horarios, organizando la dura tarea de conciliar el sueño.

Suele sugerirse irse a descansar mayoritariamente en un determinado horario y despertarse, también, de forma reiterada a la misma hora.

Este entrenamiento nos permitirá acostumbrar al cuerpo, tanto para dar inicio a las actividades diarias, como para ponerle un punto final al día.

Tenemos que considerar que uno de los mayores enemigos del ser humano para conciliar el sueño, es el tabaco. Los fumadores sufren el efecto de la nicotina en el organismo, lo que provoca que dormir no sea una tarea sencilla.

Asimismo, tal como te sugerimos que no realizaras actividades en la habitación, también te recomendamos que la cama esté ubicada en un lugar que arroje tranquilidad, aquella que sea considerada una zona de descanso agradable, silencioso, por lo que es mejor no tener artefactos como la televisión, o medios electrónicos como los celulares o la computadora.

Anuncios

También es importante la oscuridad del ambiente, la frescura de la habitación, el orden de la misma, y la menor cantidad de objetos para alcanzar un preciado sueño reparador.

Por otro lado, es recomendable evitar, antes del horario del descanso, el consumo de la cafeína, mateína o teína, que producen excitación en el cuerpo y la necesidad de orinar y, por ende, despertarse por la noche.

Asimismo aconsejamos descartar tanto los somníferos (de hacerlo debe ser en el marco de un tratamiento seguido por un especialista) como las bebidas alcohólicas que, si bien deprimen el sistema nervioso, también rápidamente pierden su efecto a las pocas horas y pueden generar que nos levantemos a mitad de la noche en reiteradas ocasiones, pudiendo generar, además, problemas respiratorios y ronquidos.

Finalmente, si estás dando giros y vueltas en la cama y pasan los minutos y las horas sin lograr reposar, es mejor levantarte y leer, o realizar alguna actividad, para poder volverte a dormir, ya que dar vueltas en la habitación sin hacer nada no ayudarán en el proceso hacia un descanso profundo. Que tengas dulces sueños. #Salud #Drogas