El cabello juega un rol súper importante al momento de definir nuestra imagen y cómo nos presentamos al mundo. No importa si lo llevamos corto, largo, lacio o con bucles: Es esencial que le brindemos los cuidados necesarios para que se vea brillante y saludable. Anímate a probar estos tips. ¡Tener un pelo sano sin volverse loca es posible! 

1. Enjuagarlo siempre con agua fría. Nunca utilices agua caliente para lavar tu cabello. Es mala no sólo para el cabello, que queda lastimado, sino también para el cuero cabelludo. No hace falta que te bañes con agua helada, pero sí templada. En el último enjuague (después del acondicionador), lávalo con agua fría. Esto hará que la cutícula se selle y el pelo quede brillante y sedoso. Notarás el cambio apenas se haya secado.

2. Aplicar mascarillas naturales. Hay muchísimas mascarillas y tratamientos para el cabello que podemos comprar en las tiendas.

Anuncios
Anuncios

Algunos son muy buenos, pero muchos de ellos suelen dejar el cabello engrasado. Siempre va a ser mejor optar por una opción más natural. La mayoría de las veces las mascarillas naturales resultan más efectivas para el pelo que los tratamientos químicos, lo dejan más hidratado y brillante. Una de las mascarillas más efectivas es la que contiene huevo, miel y aceite de oliva.

3. Cepillarlo diariamente. Cepilla tu cabello un par de veces por día como mínimo, y asegúrate de cepillarlo antes de irte a dormir. Utiliza un peine con cerdas naturales y redondeadas. Cepillarlo hace que se estimule la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo cual es saludable. Sin embargo, trata de no cepillarlo cuando esté mojado. El cabello está mucho más vulnerable, y es propenso a caerse.

Anuncios

4. No lavarlo todos los días. A no ser que tengas el pelo muy graso, tu cabello se beneficiará si no lo lavas todos los días. El shampoo y el acondicionador son productos químicos, que producen sequedad y caspa. Además, si lo lavas todos los días tu pelo comenzará a ensuciarse más rápidamente. Se vuelve dependiente del lavado diario. Intenta lavarlo cada 3 o 4 días, o cuando realmente veas que es necesario.

5. No teñirlo muy seguido. No abuses de las tinturas, son muy dañinas para el cabello. Intenta dejar pasar al menos 2 o 3 meses entre tinturas. Y asegúrate siempre de utilizar tinturas de calidad, son un poco más caras, pero lo valen.

6. Usar un protector térmico. Si no puedes evitar las planchas alisadoras, asegúrate de usar un protector térmico. Estos dejan una fina capa sobre tu pelo, que protege las fibras capilares del calor de la plancha. Rocía tu cabello con el producto y espera un par de minutos a que se asiente.

Anuncios

Luego usa la planchita. El daño ocasionado será mucho menor.

7. Masajear el cuero cabelludo. Mientras lo laves, recuerda siempre que es importante masajear el cuero cabelludo. Utiliza las yemas de los dedos y realiza suaves movimientos circulares, tal como lo hacen en la peluquería. Esto permite remover todas las células muertas.

8. Dejar de usar shampoo. Quizá resulte un poco extremo, pero es cuestión de probarlo. Muchos especialistas sugieren no usar ni shampoo ni acondicionador, ya que resecan demasiado el pelo y traen más problemas que beneficios. Recomiendan utilizar una mezcla de vinagre y bicarbonato. Simplemente aplicarlos sobre el cabello mojado y dejar actuar 5 minutos, luego enjuagar. Muchas personas que probaron este método afirman que su cabello dura mucho más tiempo limpio y se vé mil veces más sano. #Salud #Moda #Belleza