De la mano de la #Globalización no solo vinieron los avances en las telecomunicaciones, medicina, tecnología y otras múltiples áreas; sino también el estrés, el consumismo, la demanda incansable de tiempo, el deseo de estar siempre “al día” en un mundo que cotidianamente avanza a pasos agigantados. Todos factores que paulatina y silenciosamente, están acabando con la vida de las personas. El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), hoy es una afección muy común, provocada por un continuo grado de preocupación y estrés.

A pesar de su elevada incidencia en el organismo, muchas personas no están en conocimiento que padecen de esta enfermedad.

Anuncios
Anuncios

Según investigaciones médicas se sabe que 60 de cada 100 personas lo padecen, es más frecuente en el género femenino y puede hacerse más evidente durante la “vida adulta”, debido al aumento de las responsabilidades y compromisos; lo que no quita a que comience en la etapa infantil y con el correr del tiempo, a mayor temprana edad.

El TAG se caracteriza por un cuadro de preocupación excesiva, en el cual quien lo padece se encuentra en un estado de preocupación intensa, persistente y difícil de controlar, que ofusca su normal desenvolvimiento y de quienes lo rodean, lo cual lo conducen a vivir en una fase de perturbación y alerta constante. Se requiere de seis meses o más de observación para confirmarlo, está acompañado por tres o más de los siguientes síntomas:

·       > Dificultad en el sueño

·         >Tensión o contracturas musculares

·         >Irritabilidad e/o impaciencia

·         >Dificultad para concentrarse

·         >Cansancio fácil y frecuente

Las constantes manifestaciones de los síntomas, sumado al mal estado anímico y a la inquietud de quienes rodean al paciente, harán que éste frecuente diferentes especialistas médicos, buscando el alivio espontáneo que no llegará hasta que no obtenga el diagnóstico adecuado.

Anuncios

Hoy en día, los médicos han logrado crear un tratamiento para este tipo de trastornos, llamado Terapia Cognitiva-Conductual, la que llevará al paciente a una recuperación notable en los primeros meses. Este método está orientado a reflexionar y corregir aquellos pensamientos incorrectos que producen conductas no deseadas y condicionadas, por dicho estado de malestar.

La Terapia Cognitiva-Conductual, se realiza en un tiempo breve y focalizado, dependiendo exactamente de cada diagnóstico en particular, y trata directamente los problemas por los que está atravesando quien lo padece, investiga los estímulos que lo provocan y brinda herramientas para lograr el control de los pensamientos.

La regulación de la respiración es uno de los procesos por los que se deben abordar en esta terapia. Quien sufre de ansiedad tiende a tornar más rápida su respiración, aumentando el ritmo de la frecuencia cardíaca, y tensionando los músculos. Por eso, una de las formas para ganarle a la ansiedad, es aprendiendo a respirar pausadamente, liberando la tensión que se acumula en cuerpo, permitiéndose afrontar las diferentes situaciones problemáticas que pudieran presentarse, de una manera distinta.

Anuncios

Muchas veces, pensamos que la solución a todos nuestros malestares está embalada en una cajita de cartón y contenida en un blíster. Sin embargo, antes de ir por el camino de los fármacos, es recomendable buscar soluciones naturales, terapias y tratamientos que permitan pensar sobre el problema que se está transitando y encontrar mediante el diálogo y la meditación, la solución a esas encrucijadas que parecieran no tener fin. #Salud #Enfermedades