Cada vez que se piensa en chocolate, se es muy consciente de lo rico e incomparable de su sabor, pero es muy probable que no creamos que puede ser bueno para nuestro organismo. Es que nunca lo demasiado rico puede ser saludable, por más ganas que uno tenga y por más voluntad que se le ponga, hay que restringir los alimentos más sabrosos para dar lugar a lo desabrido e insulso pero beneficioso para la salud y para no aumentar de peso.

Sin embargo, estudios afirman que son numerosos los beneficios que se producen al comer chocolate. Entre ellos, que levanta el estado anímico y que genera energía para enfrentar el día, así como además que el cacao contiene minerales como potasio, magnesio y fósforo, y que es rico en vitaminas B y ácidos fólicos. Además posee una sustancia denominada feniletilamina, que es la que el cerebro produce al estar enamorado y sumado al triptófano también presente en él, puede ser útil para enfrentar depresiones leves. 

Pero también hay un más reciente estudio científico publicado en la revista "Heart"  realizado en 25 mil Voluntarios, que comprobó que aquellos que comían más chocolate, entre 25 a 100 gramos al día, ya sea barra, en cacao con leche, o chispitas eran menos propensos a sufrir problemas del corazón e infartos que los que no lo ingerían a diario. Esta conclusión es sacada, teniendo en cuenta también otros parámetros como si la persona ingería alcohol o fumaba, o practicaban actividad física, y otras cuestiones relacionadas a hábitos alimenticios.

Los que llevaron a cabo dicha investigación consideran que los efectos positivos en el organismo se producen porque el chocolate contiene una importante cantidad de antioxidantes flavonoides, que al ingerirlos son buenos para recubrir la parte interna de los vasos sanguíneos. Así como ayuda a bajar el colesterol malo y aumentar el bueno. #Salud #Nutrición #Belleza

Si bien los estudios anteriores, se llevaban a cabo sólo analizando el chocolate negro, desestimando por completo al con leche por tener azúcar agregada y grasas. Este último demostró que las propiedades benéficas se dan en ambos casos. No obstante, se sugiere ser medidos en su consumo y limitarlo a 100 gramos al día, que ronda las 500 calorías para que no se produzca aumento de peso y para mantener una dieta equilibrada.