Las avellanas provienen del árbol del Kernel - cuyo nombre científico es Corylus Avellana y pertenece a la familia de Betalaceae . Los romanos y griegos ya apreciaban sus propiedades beneficiosas, nutricionales y terapéuticas. ¿Cuáles son sus características?

1. Corazón. Las avellanas son ricas en vitamina E, grasas insaturadas y fitosteroles: sustancias ideales para la prevención de enfermedades del corazón y problemas de circulación. La presencia de magnesio ayuda a regular los niveles de calcio en la sangre y, en consecuencia, también preserva la #Salud del corazón y los músculos fortaleciéndoloes.

2. Cáncer. La vitamina E y manganeso también están indicados para la prevención del cáncer: pueden, de hecho, contrarrestar la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Anuncios
Anuncios

3. PielLa vitamina E y los ácidos grasos insaturados tienen un efecto protector para la piel. Existe, por ejemplo, el aceite de avellana para el cuidado de la piel y el cabello, capaz de evitar la deshidratación y fortalecerlos, gracias a sus propiedades suavizantes y tonificantes.

4. Huesos y articulaciones. El magnesio y el manganeso son beneficiosos para los huesos y las articulaciones: el magnesio es capaz de fortalecer el esqueleto ya que se almacena y se utiliza en caso de escasez.

5. Sistema nervioso. La presencia de vitaminas del grupo B son útiles para el sistema nervioso. Estas vitaminas son necesarias para la creación de mielina que aumenta la eficiencia de los impulsos nerviosos y ayuda en la síntesis de serotonina, melatonina y epinefrina, neurotransmisores del sistema nervioso.

Anuncios

6. Digestión. Gracias a la presencia de manganeso y fibra ayudas en la digestión, al tránsito intestinal y a la eliminación de toxinas, así como al metabolismo de las proteínas y los carbohidratos.

7. Antienvejecimiento. La vitamina E se considera como un antioxidante natural y, como tal, es capaz de ralentizar el envejecimiento prematuro y contrarrestar la acción de los radicales libres.

8. Sin gluten. Las avellanas no contienen gluten y por lo tanto están indicados para personas que sufren de la enfermedad celíaca.

9. Colesterol. Sus ácidos grasos esenciales como omega-6 y omega-3 son capaces de reducir los niveles de colesterol malo LDL - y el ácido oleico eleva los niveles del colesterol "bueno" HDL.

10. Cansancio. El magnesio en las nueces combate la fatiga, calambres y dolores. El consumo de avellanas también es adecuado para suplir cualquier deficiencia y combatir la anemia. Son altamente remineralizantes por eso se indican en estados de convalecencia y en casos de agotamiento físico y mental.

Anuncios

11. Estrés. La presencia de vitaminas del grupo B ayudan a aliviar el estrés y la ansiedad y combatir la depresión.

12. Estreñimiento. Gracias a la presencia de fibras tienen propiedades laxantes. Las avellanas son una valiosa fuente de sales minerales: tienen una cantidad óptima de manganeso, potasio, fósforo, magnesio, calcio, hierro, cobre, zinc y selenio. También de vitaminas - A, del grupo B, C, E, K y J - y tiene beta-caroteno, sacarosa, varios aminoácidos, agua, proteína y fibra. También son muy calóricas. Hablamos de alrededor de 628 calorías por 100 gramos de producto. Por último, decir que no hay efectos secundarios particulares relacionados con el consumo de avellanas pero hay que prestar atención a la presencia de alergias e intolerancias y no se excedernos por ser un alimento altamente calórico. #Nutrición #Belleza