El maní proviene de una planta llamada "arachis hypogaea", nativa de Brasil. Esta planta, en la actualidad, se encuentra en varios países de todo el mundo, fundamentalmente aquellos que se caracteriza por un clima cálido.

Las semillas de maní son ampliamente utilizadas en la industria alimentaria que prepara cacahuetes asados, pelados y salados, y también para la producción de aceite vegetal y mantequilla de maní. ¿Pero cuáles son las características nutricionales de este alimento?

1. Cansancio

Los cacahuetes son ricos en sales minerales, vitaminas, proteínas y fibras: contienen, por ejemplo, grandes cantidades de magnesio, hierro, zinc, fósforo, potasio, cobre, calcio, manganeso y sodio, así como vitamina E, J (colina, B7) y vitaminas del grupo B en general.

Anuncios
Anuncios

Esto hace que los cacahuetes sean adecuados para las personas con deficiencias que sufren de fatiga crónica o incluso para deportistas. Son muy enérgico.

2. Corazón

Según varios estudios llevados a cabo sobre los cacahuetes, gracias a su excelente contenido de grasas monoinsaturadas, son útiles en la prevención de la enfermedades cardiovasculares y la aparición de tumores. Uno de ellos es el estudio publicado en la revista de la asociación médica estadounidense JAMA del cual ya hablaremos más en posteriores artículos. El consumo de estas semillas tiene, de hecho, efectos positivos sobre #Salud del corazón y las arterias, reduciendo los niveles de colesterol en sangre.

Gracias al contenido de antioxidantes y vitamina B3, disminuye, además, el riesgo de cáncer y enfermedades como el Alzheimer.

Anuncios

3. Piel

Los cacahuetes son una fuente rica de antioxidantes - tales como el ácido oleico y la vitamina E - que lo hace adecuados para captar radicales libres y le otorgan este efecto de anti-envejecimiento, con importantes beneficios para la salud, la piel y el cabello.

4. Afrodisíaco

El maní es útil en casos de infertilidad: actúan como un afrodisíaco ayudando a aumentar la supervivencia de los espermatozoides.

Contraindicaciones

Por último, se debe prestar atención a los efectos secundarios que pueden ser causados ​​por el consumo de cacahuetes. En primer lugar, se deben elegir productos de calidad, naturales e intactos: este tipo de alimentos puede de hecho estar contaminado con aflatoxinas y micotoxinas que pueden causar cirrosis hepática y tumores.

Los cacahuetes también están contraindicados para personas que sufren de hipertensión, hipertrigliceridemia, y para aquellos que siguen una dieta baja en calorías o que están embarazadas.

Por último, hay que prestar mucha atención a los casos de alergias e intolerancias, que pueden causar síntomas tales como diarrea, manchas en la piel, asma y hasta un shock anafiláctico. #Nutrición #Belleza