Muchas de las recetas que se emplean en la alimentación saludable son a base de harina de trigo. Aunque existen varios tipos de harina.

La harina de trigo tiene la ventaja de mantener intactos los nutrientes presentes en el germen porque el grano se utiliza en su totalidad. 

El consumo más generalizado es el de harina de trigo 00 pero no es tan bueno para la #Salud como el de trigo integral porque es baja en fibra. Esto influye en un aumento de glucosa en sangre e insulina y, con el tiempo, existe un mayor riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas y padecer obesidad y enfermedades cardiovasculares, con un incremento significativo también del riesgo de tumores.

Todo esto no ocurre con la harina de trigo, que es muy rica en fibra y desde el punto de vista nutricional es un alimento verdaderamente completo. El trigo de sarraceno es la base de platos tradicionales como la polenta.

Anuncios
Anuncios

Mezclado con otras harinas también puede ser utilizado para hacer tortas y pasteles. 

La harina de maíz en particular no contiene gluten y es muy saciante, aunque es pobre en proteínas y vitaminas del grupo B. Contiene un buen porcentaje de sales minerales como hierro, fósforo y potasio, y ayuda a mantener los niveles bajo control de colesterol en sangre. Se utiliza comúnmente para preparar la polenta, pero también se puede utilizar para hacer dulces, especialmente para aquellos que sufren de la enfermedad celíaca, ya que está libre de gluten. Pero no es especialmente adecuado para la panificación.

La harina integral de arroz es de fácil digestión y por esta razón se indica especialmente en el destete de bebés. El centeno contiene minerales en abundancia y fibra capaces de regularizar la flora bacteriana intestinal. Se utiliza principalmente para espesar salsas y cremas.

Anuncios

En el caso de la de centeno garantiza al cuerpo una buena fuente de magnesio, que es útil para estimular el sistema muscular y para regular el nervioso. Ideal para preparar preparar pan integral.

La de avena integral tiene muchas propiedades nutricionales y es capaz de aportar proteínas y grasas "buenas". Se utiliza generalmente mezclada con otras harinas y se emplea para la realización de platos por su poder saciante. Incluso la podemos emplearla para la preparación de pasta, pan y  tortas.

La de kamut integral contiene selenio y tiene propiedades antioxidantes. Es adecuada para todos los platos, tanto dulces como salados, resulta altamente digerible. 

Son muchos los beneficios que se pueden derivar del consumo de alimentos integrales. Los beneficios en comparación con la harina refinada se pueden encontrar principalmente en la gran ingesta de fibra dietética.

Aumenta la sensación de saciedad, por lo que es ideal para un tartamiento de pérdida de peso. Facilita el tránsito intestinal y es un excelente remedio para el estreñimiento.

Anuncios

La fibra dietética disminuye la absorción de grasa y colesterol y previene la formación de cáncer. Preferiblemente la harina de trigo integral, ya que es rica en vitamina E y vitaminas del grupo B y contiene ácidos grasos esenciales vitales para nuestra salud.

Pero no es solamente por la fibra ya que también contiene proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes que promueven el buen metabolismo, y son capaces de proteger el sistema cardiovascular reduciendo el riesgo de ataques al corazón. Contribuye a disminuir el riesgo de padecer diabetes y el sobrepeso. Incluso es capaz de defender el cuerpo contra la inflamación. #Nutrición