La verdad es que era de esperarse, pero es para agradecer que alguien nos aclare algo que ya muchos imaginábamos tras el anuncio de que se realizaría una adaptación al cine de Cincuenta sombras de Grey. El sexo que se pueda ver en pantalla no se saldrá de lo convencional y podrá ser visto por los mismos espectadores que cualquier historia romántica al uso.

En realidad no es que, al menos en esencia, el cambio sea demasiado grande. Mirando el relato que nos presenta Cincuenta sombras de Grey con ojo crítico, podemos observar que realmente el sexo “hardcore” brilla por su ausencia, siendo en realidad un relato que depende muy poco de las actividades sexuales de sus protagonistas y aún menos del sexo más extremo.

Anuncios
Anuncios

A su alrededor se ha generado un aura que, antes de la compra, te llevaba a pensar que dentro de sus páginas encontrarías el relato de un descenso a los más oscuros rincones del alma humana de la mano de Anastasia Steele y Christian Grey. Sin embargo una vez abierta la tapa del cofre, dentro encontramos una historia relativamente mundana, muy similar a otras muchas que se pueden encontrar por unos pocos euros en muchas librerías y que solo porta un disfraz de relato BDSM de la misma manera que otros relatos de temática erótica femenina llevan por vestimenta un medievo fantástico, las Highlands del siglo XI, la época victoriana o el salvaje oeste.

Del mismo modo que hace unos años se nos vendió este relato como mucho más extremo de lo que realmente es, ahora se nos muestran imágenes muy escogidas de la película para tratar de hacer creer al espectador que acude al cine que presenciará una historia diferente a lo que ya ha visto decenas de veces, un producto prohibido y secreto que quedará entre los asistentes como si de una extraña liturgia se tratase.

Anuncios

Sin embargo los actores protagonistas no desean que se les relacione con esta falsa aura, por lo que ambos han aclarado ya en muchas ocasiones que la película es tan convencional como cualquier otra de la cartelera. En palabras del propio Jamie Dornan, encargado de dar vida al extravagante millonario Christian Grey, “no puede ser algo demasiado extremo si quieres que mucha gente pueda ir a ver la película” a esto ha añadido que “no va a ser algo grotesco” y “tan solo otro trabajo común para un actor”.

Veremos con la llegada a los cines si es convencional o no. Yo por mi parte imagino la respuesta.