Hay personas a las que no les deberían dejar hablar en sus propios #Conciertos. Se lían, se meten en un jardín y cuando quieren darse cuenta son trending topic en la red por mandar levantarse a un discapacitado o no continuarán cantando en un concierto de miles de personas en Sídney (Australia). Más o menos el suceso ocurrió así.

Estamos en mitad de la gira "Yeezus", en este caso en un concierto en la ciudad de Sidney, en el estado de Australia y ante miles de personas. El concierto va viento en popa a toda vela y todos están disfrutando de la entrada que han pagado y el rapero de los aplausos de un público entregado.

Anuncios
Anuncios

En ese momento llegamos al tema "The Good Life" y el rapero pide al público que se levante y añade "No puedo cantar esta canción hasta que todos se levanten. A menos que tengan una entrada de discapacitados o un pase especial de estacionamiento". No tengo muy claro que tiene que ver el estacionamiento en todo esto pero cada cual pone las reglas que mejor le parecen y yo no soy nadie para discutir sobre parkings y canciones. La cosa es que dos de los integrantes del público no se levantaron y el cantante decidió parar el concierto e indicarles que o se levantaban o no seguía. El público, lógicamente por otra parte, flipó y empezó a abuchear a Kayne West. Tras el chaparrón y que uno de los fans levantara una prótesis, el rapero continuó con la ya antedicha "The Good Life".

Todo parecía quedar en una anécdota, incluso en algo gracioso que contar después del concierto, pero Kayne West no quería dejarlo en una anécdota y paró a mitad de canción para exigir al otro sentado que se levantara o no seguía.

Anuncios

Pero no solo paró, además se quejó "Nunca había tenido que esperar tanto para tocar una canción, es increíble". En ese momento el público comenzó a abuchearle y gritarle mientras le indicaban por gestos que el espectador estaba en silla de ruedas. Pero no quedó ahí la cosa. Sospechando de una conspiración del público para hacerle cantar con una persona sentada, mandó a uno de sus guardaespaldas a comprobarlo. Tras dicha comprobación continuó el concierto.

Una fuente cercana al cantante afirma que actuó sin malicia (solo faltaba). Yo solo me alegro de que no pidiera un informe médico. #Música