Y antes de que alguien pregunte, no, Juego de Tronos no cuenta en esta estadística. Hablo de gente normal y corriente que se desnuda en programas sin necesidad de que un guión cinematográfico diga que esa persona se desnuda. Últimamente se está dando mucho y resulta sorprendente dado que se trata de programas creados en la muy puritana Estados Unidos. Parece que a raíz de determinados programas que han surgido en los últimos años y que normalizan que veamos en la pequeña pantalla a determinados actores con muy poca ropa empieza a existir una deriva a incluir una sobreexposición de carne humana ante los ojos de los espectadores. De un día para otro nos hemos encontrado con determinados programas que nos llevan a pensar que el desnudo está de moda.

Anuncios
Anuncios

Uno de los casos más directos es el de Dating Naked, en el que una serie de personas deciden acudir a una cita completamente desnudas mientras las cámaras graban la cita, para luego intercambiar a las personas y seguir realizando citas con la misma indumentaria. Así de primeras parece el típico programa de la MTV en el que se coloca a dos (o más) personas en una situación lo más incómoda posible para tratar de observar sus reacciones lo más viscerales posibles y tratarlas como ratas de laboratorio. Aunque en realidad esa es la base de todos los realities, ahora que lo pienso.

Sin embargo no solo de realities se alimenta la actual moda de los desnudos. Hace no mucho tiempo vimos a Justin Bieber perder casi toda la ropa en el escenario y la verdad es que últimamente muchas cantantes empiezan a resultar grotescas en su intento de ser sexualmente explícitas sin mostrar nada que pueda ganarles la censura de la #Televisión o una demanda de los guardianes de la moral, las buenas maneras y la abstinencia visual.

Anuncios

En definitiva, empieza a resultar casi obsceno salir a la calle vestidos. Cualquier día de estos veremos a chicas por la calle paseando desnudas porque es lo que está más “in”. Yo no me quejo, pero a mi que no me miren, vivo en una zona del país donde hace mucho frío y no quiero pillar una pulmonía por estar “en la onda”.