Las películas nos fascinan a casi todos porque nos cuentan historias mágicas en escenarios impresionantes a los que, en la mayoría de los casos, nunca podríamos acceder, o conocer siquiera. Cuentos, leyendas o guiones creados de las mentes más brillantes cuentan situaciones vividas en el futuro, en el presente, o del pasado basadas, en algunas ocasiones, en las verdaderas historias que sucedieron por aquellas épocas, sustentadas con libros e investigaciones para hacerlas lo más reales posibles. Pero como dicen por ahí, “hasta al mejor cazador se la va liebre”, y en varios de los largometrajes encontramos errores de continuidad que aunque para muchos han pasado desapercibidos, nosotros los “balconeamos”.

Anuncios
Anuncios

En la película de Letras prohibidas (Piliph Kaufman, 2000). En una de las escenas vemos a Napoleón molesto por la publicación clandestina de la novela Justine. A raíz de estas y otras locuras, el Marqués de Sade (Geoffrey Rush) es trasladado al asilo para enfermos mentales de Charenton, donde se suicida tragándose un crucifijo.

La historia dice que en 1977, el Marqués de Sade fue encarcelado en La Bastilla y liberado cuando estalló la Revolución Francesa en 1789. En 1980 lo internaron en Charenton, donde murió el 30 de noviembre de 1814. Justine data de 1791, justo durante la época del terror en Francia (1972-1974). El imperio de Napoleón abarcó de 1798 a 1815.

En El hombre de la máscara de hierro (Randall Wallace, 1998). En 1662, Luis XV (Leonardo DiCaprio) era Rey de Francia y vivía con su madre, Ana de Austria (Anne Parillaud).

Anuncios

En la cinta, ellos están en guerra con los holandeses.

La historia dice que el conflicto con los holandeses fue de 1672 a 1678 y Ana de Austria murió en el año 1666. Otro dato importante es que, según el pensador francés Voltaire, el hermano gemelo del rey fue encarcelado en 1661, fecha en que desbarata la premisa central de la película.

Y en Shakespeare enamorado (John Madden, 1998). Todo empieza en 1590 con un William Shakespeare soltero que comienza a escribir Romeo y Julieta y con una monarquía inglesa muy abierta que habla in problemas sobre los cultivos de tabaco que tienen en Virginia.

La historia dice que Shakespeare se casó en 1582 con Anne Hataway. La obra de Romeo y Julieta se escribió en 1597, pues los ingleses tenían varias colonias en América. #Cine