La China Suárez y David Bisbal llegaron juntos a la Argentina, con la hija de la actriz. La pareja venía desde España, y la espera de las valijas y el ser sorprendidos por una cámara de un medio periodístico sacó a la luz el mal humor de la pareja.

No sabemos si el disgusto de ambos era porque venían con la pequeña Rufina, o porque las maletas se demoraron más de lo normal, o que el viaje fue muy estresante, lo cierto es que la pareja se mostró totalmente apática a los fotógrafos que allí se encontraban, mostrándose claramente enojados ante los flashes.

La pareja, como toda pareja, para estas fechas, ha decidido pasar una fiesta con cada familia, en este caso tocó Navidad con la familia de los españoles, con lo cual Rufina viajó a España junto a su madre la "China" para pasar la Nochebuena con la familia del cantante.

Anuncios
Anuncios

La pareja acaba de llegar a nuestro país ya que fin de año toca pasarlo con la familia de la modelo.

Los humores se caldearon cuando la pareja tuvo que esperar más de una hora y media en Ezeiza para poder retirar su equipaje. Debido al problema de los gremios de este sector que hay en estos momentos en nuestro país, estas demoras son más que justificadas.

Sumada a esa espera, la presencia de los flashes fue la gota que colmó el vaso. La pareja se sorprendió al ver las cámaras y, según parece, no lo pudieron soportar, ambos se separaron al verlas y mostraron el disgusto que sentían ante la presencia de los paparazzis.

Los recién llegados fueron acompañados por sus asistentes, personal de seguridad y una empleada del aeropuerto hasta llegar a la camioneta que los esperaba para llevarlos a casa de la China.

Anuncios

David se puso una capucha para que no lo fotografiaran y Eugenia se pasó todo el rato enojada diciendo "a la nena no". #Televisión #Buenos Aires #Música

Todos los acompañantes hicieron lo posible para tapar a la nena, que venía dormida en su carrito, cuando la subieron a la camioneta pusieron un pañuelo gigante a modo de cortina para que no se pudiera ver a la pequeña Rufina. Una vez en el vehículo en el cual subieron a toda prisa, se fueron sin más, sin declaraciones, y sin saludar.