Fue impactante el relato que Gustavo Yankelevich contó en su paso por el programa de radio Perros de la Calle donde contó haber contactado de manera sobrenatural con su hija Romina, fallecida en el año 2010.

El reconocido empresario entabló un diálogo con el conductor del programa radial, Andy Kusnetzoff, donde contó un episodio que le ocurrió tres meses más tarde de la muerte de su hija. La última vez que vio a Romina fue tres días antes de que muriera, hablaron durante aproximadamente 5 horas, algo que consideró como un hecho extraño ya que nunca pasaban más de una hora juntos. Gustavo contó que al irse, su hija lo abrazó, lo besó y le dijo que tenía algo para contarle, a lo que él respondió, "estuvimos cinco horas hablando ¿y me lo decís ahora?", y le preguntó si lo que tenía para decirle era bueno o malo, a lo que ella le dijo que era bueno pero todavía no debía contárselo.

Anuncios
Anuncios

Días después, la actriz murió y no llegó a contarle a su padre aquello que le había dicho. Yankelevich fue a una sesión de terapia con su psicóloga Mary, donde también iba su hija, y le relató a la especialista un sueño raro que había tenido, demasiado real, la mujer asombrada le dijo que lo que Romina le contó en el sueño era lo que quería contarle personalmente antes de morir, ya que se lo había confesado a ella en una sesión de terapia.

Gustavo Yankelevich relató que su sueño no había sido para nada común, se veía realmente nítido, con colores reales y muy vivos como si fuera un cuento, algo que no parecía de la Tierra. Aparecían, además, nombres de gente que él no conocía y que Romina se los presentaba en el sueño. Lo que ella quería contarle era que iba a trabajar en una comedia, las personas que le presentó en el sueño eran quienes trabajarían con ella, le contó Mary a Gustavo quien se quedó realmente impactado, ya que finalmente su sueño fue un contacto real con su hija.

Anuncios

Luego del episodio, Yankelevich dijo que se tiró en su sillón donde tantas veces lloró y le agradeció a Dios no haber perdido a su hija, "Romina está conmigo", dijo el empresario, quien cree que su hija se encuentra en otra dimensión.