Ya es oficial. El director estadounidense Tim Burton y la actriz británica Helena Bonham Carter se han separado. Aunque no estaban casados, la pareja llevaba 13 años de relación y tienen dos hijos en común, Billy, de 11 años, y Nell de 7.

Según la revista People, ambos han decidido poner punto y final a su relación de forma amistosa, y siguen manteniendo una buena relación. El representante de Helena Bonham Carter ha confirmado que se separaron a principios de este año, pero que han continuado siendo amigos, y ha pedido privacidad para ellos, pero sobre todo para sus hijos. También ha desmentido que hubiera implicadas terceras personas, sobre todo en el caso del directos, del que se ha especulado que tuviera un posible romance con una mujer con la que fue fotografiado en un #Cine en el norte de Londres. 

La pareja vivía en dos casas distintas pero interconectadas por un pasillo en Londres, a la que se añadió posteriormente otra más para sus hijos y la niñera.

Anuncios
Anuncios

La actriz, de 48 años, declaró en una ocasión que esa forma de vida funcionaba para ellos y tenía sus ventajas, pues evitaba que se sintieran invadidos; ambos dormían en habitaciones separadas puesto que él ronca. 

La actriz y el director se conocieron en el rodaje de "El planeta de los simios" en 2001, y desde ese momento, aparte de convertirse en una de las parejas más estrambóticas del panorama del celuloide, ella le sirvió de musa, siendo la protagonista de gran parte de sus películas. Trabajaron juntos en "Sweeney Todd", "Alicia en el país de las maravillas" o "Sombras tenebrosas". Así, desde ese año, Helena ha aparecido en todas las películas de Tim Burton.

En 2013, Helena confesó que Burton estaba "harto" de trabajar con ella, y que no volverían a rodar juntos. Aunque lo comentó en tono de broma, podría haber sido el primer distanciamiento entre la pareja.

Anuncios

No sabemos si el fin de la relación personal acabará también con la profesional, una colaboración que tantos buenos frutos ha dado. Por el momento, parece que continúan en la misma residencia por el bien y la educación de sus hijos.