Estos últimos días han sido muy movidos para la pareja más tórrida del encierro de Pirque, estamos hablando de Aylén Milla y Marco Ferri. Hace poco veíamos un vídeo en el cual ambos mostraban su amor sin escrúpulos dentro de la casa, pero a pesar de pasar estos momentos, la pareja está en una lucha continua por mantener su relación, y sobrevivir a las pruebas.

Primero entró la ex del italiano, Michelle Carvalho quien esta semana ha elegido jotear a la pareja. La modelo brasileña, desde que entró ha intentando mostrar cómo verdaderamente es el italiano, y hasta el momento no lo ha logrado. A pesar de sacar lo malo de varios participantes contando lo que sabía desde antes de entrar a la casa, provocó más de una pelea entre los concursantes con las confesiones que hizo la modelo.

Anuncios
Anuncios

Michelle sí que atrajo un poco de inestabilidad a la pareja, pero quien realmente ha provocado una crisis ha sido Leandro, el ex de Aylén, quien volvió a la casa para mostrar que puede ser mejor persona. Ahora toca esta semana que Michelle jotee a la dupla. A la argentina claramente no le ha gustado nada que la ex de Marco haya elegido formar el trío con ellos, y más aún cuando Marco le dio la mano a la brasileña para que bajara el escalón, cuando iban al búnker.

Aylén ardió en cólera ante este gesto de parte de su novio y no sólo le quitó agresivamente la mano que Marco le había dado a Michelle, sino que se puso a gritar para reprochar el gesto que había tenido. Milla se sintió muy defraudada por este comportamiento de su novio y le recordó que esa persona a la que le estaba dando la mano se había comportado muy mal con él.

Anuncios

Luego de ello, tuvo que quedarse en el reducto totalmente desconsolada por la situación que acababa de vivir, y ahí fue contenida por sus compañeros de encierro. #Televisión #Chile

Aylén no sabe lo que pasó en las actividades, al menos por el momento, pero Marco consideró, viendo la reacción de su novia que no participaría en la actividad que el concurso propuso esa noche. Decidió que, por respeto a Aylén, no besaría a su jote durante un minuto como requería la prueba.