Matías y Eugenia pasan por una mala época, o por qué no decir por una gran crisis, debida en su totalidad al acercamiento de Liz con Matías. Eugenia no soporta más la relación que llevan entre ambos y le ha dicho a Matías que se tomen un tiempo para ver qué pasa.

Liz, en los últimos días en el nido, no ha hecho más que complicar la relación de la pareja argentina: ha puesto todas sus armas en el "joteo" de Matías y ha logrado así llamar su atención por completo. Ya podíamos ver sus juegos por la noche cuando todos se iban a dormir y sus "piquitos" y besos entre juegos y bromas, que cada día son más frecuentes.

Hasta ahí Eugenia lo había soportado, no de muy buena manera, pero había logrado superarlo.

Anuncios
Anuncios

Pero esta semana empieza con muy mal pie ya que Liz ha decidido ir a por todas. La concursante ganó el reto de "jotes" así que fue la primera en elegir pareja para "jotear" lo que, claro está, no dudó y eligió a Matías.

Sabiéndose ganadora, Liz llegó a la elección de parejas con un vestido rojo súper provocativo y bien producida; hay que reconocer que los ojos a Matías se salían de sí. En el momento de anunciar que lo había elegido para "jotearlo" él salió a abrazarla y a decirle lo espectacular que estaba, a lo que ella asintió.

Fue ahí donde Eugenia no aguantó más y le dijo que su relación no podía seguir así. Que veía a Matías cómo miraba a Liz, como una mujer que realmente lo atraía y a ella en cambio como a una "patata" -así se definió-, para decir que no se sentía nada atractiva a los ojos de su pareja.

Anuncios

#Televisión #Chile

La joven, entre lágrimas, explicó que ella podía entender que Matías se sintiera atraído por otra, pero que ella también quería sentirse una verdadera mujer y ahora lo único que se sentía era inferior. Por lo cual, sin más, dijo que se tomarían un tiempo en la relación y que luego verían qué pasaba. ¿De verdad Eugenia quiere tomar distancia de Matías y dejarle el campo libre a Liz? Todo parece más una estrategia para que Matías reaccione y deje de acercarse a Liz, ya que la complicidad entre ambos es más que evidente.