Con el anuncio de la llegada de Dragon Ball Super los fanáticos se preguntan una y otra vez qué ocurrirá con Dragon Ball GT. Es que la última serie oficial de Toei Animation no fue bien recibida por el público y fue concluida sin llegar a los 100 episodios, es más apenas pasaron los 50. Lo cierto es que gran parte de los errores o malos tragos de GT fueron por su escasa cantidad de capítulos, lo que tiene como resultado sagas más cortas algo que atenta contra el estilo de Dragon Ball.

Otro punto en contra fue la repetición de ciertos detalles y características del inicio de Dragon Ball, como ser algunos personajes, el hecho de que Goku sea pequeño de nuevo, dinámicas de pelea, la búsqueda de las esferas del dragón como prioridad etc.

Anuncios
Anuncios

La poca originalidad de estos detalles termino por aburrir a los fans, que solo se vieron atraídos por la transformación de Goku en super saiyajin fase 4, siendo quizás el punto más fuerte de la serie. Otra contra fue el cambio brusco en algunos personajes, ya sea como apariencia (el bigote de Vegeta en el inicio) o en personalidad (la pasividad de Gohan para pelear).

También hay que recordar la incongruencia de algunas transformaciones y sucesos, por ejemplo la absurda forma que tuvo Vegeta para transformarse en super saiyajin fase 4. La serie sin embargo tuvo puntos positivos como los enemigos Super Androide 17 y Baby, sin embargo no fueron explotados y sus sagas terminaron siendo no tan bien logradas.

El final de Dragon Ball GT es sin embargo de los más emocionantes de toda la franquicia, quizás este sea el segundo punto a favor.

Anuncios

La despedida de Goku y las secuencias finales con Pan y Vegeta son muy interesantes. Lamentablemente una serie que quizás podría haber sigo otra cosa no fue aprovechada por Toei y terminaron de arruinar algo que podría haber sido mejor.

El sabor que nos queda al ver la totalidad de los capítulos de GT es amargo. Existe la posibilidad que todos los sucesos ocurridos sean borrados de la historia oficial de Dragon Ball, ya que Dragon Ball Super comienza en los años posteriores a la derrota de Majin Buu y tiene tan solo diez años de distancia (línea temporal de Dragon Ball) para no contraponerse con los sucesos de GT. Si DBS alcanza el éxito necesario podría ocupar los diez años que están vacíos y algunos años más, lo que borraría a Dragon Ball GT de la línea temporal de la franquicia. #Televisión #Animación #Estrenos de cine