Walt Disney Pictures le bajó el pulgar: no habrá una tercera parte de la saga "Tron". La idea de proseguir con el proyecto fue informada por los protagonistas Garrett Hedlund y Olivia Wilde así como por el director, Joseph Kosinski, pero desde la productora dijeron que no había una decisión oficial de seguir adelante con el film de ciencia ficción.

Wilde había confirmado un mes atrás que había un guión y una buena historia para darle vida nuevamente a "Tron" y comenzar en octubre a filmar en Vancouver la tercera parte que, tentativamente, sería llamada "Ascension". También se estimaba que el estreno sería a mediados de 2017, pero todo cayó en un gran agujero negro.

Anuncios
Anuncios

Entre las posibles razones por la cual Disney tomó esta decisión, cabe destacar que la apuesta fuerte del estudio para este año, el film de sci-fi "Tomorrowland", no facturó lo necesario: con una inversión de 180 millones de dólares, la película protagonizada por George Clooney recaudó sólo 33 millones en su primer fin de semana. Este dato se contrapone con lo que ocurrió en las taquillas con los largometrajes "Maléfica" y "Cinderella", las cuales generaron ganancias por 527,4 millones de dólares y pertenecen a otro género.

Pero si de números se trata, la productora omitió un gran detalle: "Tron: Legacy" contó con una inversión inicial de 170 millones de dólares y rindió dividendos por 400, razón más que suficiente para considerar a la nueva secuela, ya que, desde el estreno de la segunda parte y su impacto posterior en el público, la franquicia fue generando cada vez más adeptos año tras año que esperaban con ansias ver de nuevo a Sam Flynn y Quorra en la pantalla grande.

Anuncios

Otro de los posibles motivos que generó la cancelación del film fue que las negociaciones con el actor Jared Leto para encarnar al nuevo villano nunca prosperaron. Es más, ni siquiera habían comenzado.

Desde su cuenta de Twitter, Olivia Wilde bromeó al respecto y dijo que los seguidores no debería ponerse tan tristes ya que, con esta decisión, ella no tendría que vivir seis meses a base de tofu para poder ponerse un ajustado traje de caucho.

A título personal, cosa que no debería hacer pero mi pasión trónica me lo demanda, cabe la posibilidad de que esto no sea más que una gran movida de marketing para ver la reacción de los fans, dato que le serviría a la productora para medir el posible éxito de la tercera parte de la saga. Pero es sólo una opinión propia. #Prensa #Cine #EEUU