La productora televisiva Pol-Ka estrena la telenovela "Los ricos no piden permiso" a mediados de enero del 2016, en horario prime time. La famosa empresa deja de lado las tiras costumbristas para enfocarse en un culebrón clásico con condimentos clásicos del género: enfrentamientos de clases sociales, intrigas, amores contrariados, entre otras características, darán vida a esta historia romántica protagonizada por actores de primer nivel como Juan Darthés, Araceli Gonzalez, Agustina Cherri, y demás figuras que gozan de prestigio artístico y del cariño de la gente.

En este momento, no hay ninguna telenovela #Argentina en el aire, y esta ficción quiere llenar ese vacío para satisfacer la demanda de un público ávido de relatos románticos con el pueda entretenerse cada noche, sin dejar de lado la calidad de la historia, ya que nadie desea que siempre le cuenten lo mismo desde una ficción.

Anuncios
Anuncios

Las últimas tiras en tener éxito en la #Televisión de nuestro país fueron telenovelas extranjeras clásicas como la turca "Las mil y una noche", la brasilera "Avenida Brasil" y narconovelas colombianas como "El patrón del mal" y "La viuda negra". Justamente, la última ficción nacional en acaparar mucha audiencia fue la telenovela "Dulce amor" que contenía ingredientes típicos del género. Luego las empresas argentinas empezaron a producir otro tipo de ficciones, y ninguna tuvo buen rating. Es por eso que llega "Los ricos no piden permiso" una historia que relata las peripecias de la familia "Villalba" por conservar su poder y su fortuna, enfrentándose con los menos favorecidos.

La ficción se desarrolla en una estancia de campo que dará lugar a encuentros y desencuentros  entre ricos y pobres, que no estarán dispuestos a resignar ninguno de sus deseos.

Anuncios

Adrián Suar , quien produce esta telenovela, confía que este producto tendrá gran suceso porque cree que los televidentes quieren ver ficciones argentinas con las que puedan sentirse identificados por compartir códigos culturales propios, que hasta ahora parecían olvidados.