Ricos y pobres. Los arriba y los de abajo. Buenos y malos. La primera semana de 'Los ricos no piden permiso' no escatimó en dicotomías predecibles para desplegar el abanico de personajes y sus vínculos. El elenco elegido es muy prometedor, y contó incluso con la participación especial de la legendaria Norma Aleandro en el primer capítulo.

Los de arriba. La familia Villalba vive en una lujosa estancia en la provincia de Buenos Aires. Esa casa no sólo representa un gran patrimonio que todos quieren tener, también esconde muchos secretos y mentiras. Regida durante años por la despótica Angélica (Norma Aleandro), la estancia Santa Elena queda huérfana en el primer capítulo cuando la extravagante dueña de casa es asesinada por Marcial (Luciano Cáceres), el hijo del intendente del lugar, ya que su padre mantuvo durante años una relación secreta con ella.

Anuncios
Anuncios

Lo que nadie sabe es que Agustín (Gonzalo Heredia) no es un Villalba, ya que su padre es, en realidad, el intendente.

Lisandro Villalba (Raúl Taibo) es un personaje oscuro y codicioso que suele mantener relaciones amorosas con el servicio doméstico y en el pasado tuvo a un hija con una de ellas, pero nunca la conoció. Elena (Agustina Cherri) decide tomar un trabajo como mucama en la estancia para conocer a su padre y se enamora del recién casado Agustín (Gonzalo Heredia).

La familia Villalba se completa con Antonio (Juan Darthés), un viudo serio y prudente que tiene una hija pequeña, y con Ana (Sabrina Garciarena), una chica impredecible que muchos tildan de rara o loca y que, por falta de inhibiciones, suele ser la que tiene una interpretación más auténtica de lo que pasa.

Los de abajo. Además de Elena, la estancia cuenta con un gran equipo de trabajo y los límites entre ricos y pobres en muchos casos son borrosos.

Anuncios

Julia (Araceli González), la flamante maestra que llega huyendo de un esposo que la maltrata, se debatirá entre cruzar la división social por Antonio o respetar los cánones impuestos y optar por Rafael (Luciano Castro), el leal capataz.

Lo sobrenatural. La estancia Santa Elena cuenta con una laguna que tiene poderes curativos. Frente a esto, Lisandro y Marcial contratan a Victoria (Julieta Cardinali) para que desarrolle un producto que logre curar a enfermos y resucitar a los muertos. 

Los clichés. En un retorno a lo que eran los culebrones dramáticos de los '90 encabezados por Andrea del Boca o Natalia Oreiro, 'Los ricos no piden permiso' está repleto de estereotipos sociales -con la manera de hablar de Esther (Leonor Manso) a la cabeza- y de mentiras que se entrecruzan y que estarán al borde de ser descubiertas en cada capítulo durante meses. Muertes dudosas, filiaciones falsas que hacen que relaciones supuestamente prohibidas por incesto sean posibles, malos sin un vestigio de bondad y buenos incorruptibles. 

Sí hay una gran apuesta en la fotografía, ya que los inserts y las tomas aéreas hechas con drones son realmente extraordinarias. Si nos ponemos exigentes con el libro, la novela está llena de lugares comunes, pero como muchos afirman, en realidad no hay nada nuevo bajo el sol.

Anuncios

Canal Trece hizo su gran apuesta para el 2016 una semana antes que Telefe. Las cartas están sobre la mesa, será cuestión de esperar y comprobar si frente a 'La Leona', 'Los Ricos no piden permiso' gana por tener el ancho de espadas o por ser mano. #Argentina #Televisión