Georgina Rodríguez (23) es la novia oficial de #Cristiano Ronaldo (32) y está empezando a conocer el lado oscuro de la fama. La joven es señalada como cazafortunas, han creado cuentas en distintas redes sociales sólo para agredirla y los medios de comunicación tratan de encontrarle un pasado difícil para ensuciarla. Aunque la bailarina está viviendo un cuento de hadas al salir con alguien tan famoso, no se libra de ser agredida o soportar que se digan mentiras sobre ella. Todavía se está acostumbrando a la #Exposición ya que hasta hace poco era una persona anónima.

Atacada

En todas las redes sociales se han creado cuentas con el único objetivo de insultarla.

Anuncios
Anuncios

Son los #famosos 'haters', quienes a través del anonimato agreden a celebridades. Rodríguez es señalada como interesada, cazafortunas y 'mantenida'. También critican su modo de vestir, que es considerado vulgar. Comentan que su estilo es casi como de una prostituta y que carece de buen gusto. Le recriminan que ella ahora accede a un mundo de lujos, que jamás hubiera visto si no hubiera conocido al crack portugués el año pasado.

Pasado oculto

Salió a la luz que la joven española trabajó como niñera en Inglaterra, antes de emplearse en una tienda de lujo en Madrid, donde conoció a Ronaldo. También se supo que vivió necesidades económicas cuando era niña, que el matrimonio de sus padres era inestable y que su familia era disfuncional. Rodríguez la pasó muy mal cuando murió su madre, ya que era su apoyo anímico.

Anuncios

Pasó por varios empleos hasta que conoció al futbolista y su suerte cambió por completo. Ahora ella asiste a eventos de lujo y recibe trato preferencial a donde vaya.

La joven tiene la suerte de haber sido aceptada por la familia de su novio, además de llevarse bien con el hijo de él, Cristiano Jr (6 años, estadounidense). El crack portugués será padre de mellizos, a través de un vientre subrogado, y ella piensa ayudarlo en todo lo que necesite. De la madre de su primer hijo se sabe que es norteamericana y que le entregó al niño para que él lo eduque solo.